icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Yo en mi casa soy libre Por: Nora Zambrano En Palabras De Los PsicólogosMartes, 31 de Marzo de 2020 01:49 a.m.

El día de hoy no solo me dedico a la crianza, hago de comer (5 veces), lavo ropa, desinfecto pisos y muebles, doy clases de preescolar, primaria y secundaria a mis hijos, prepara actividades adicionales que les ayuden y me ayuden a pasar el día, soy cuenta cuentos en la tarde y noche, canto, bailo, doy clases en línea para mi trabajo para no desatender a mis otros hijos. Y al día siguiente igual.

Estimados lectores esta situación y miles más son las historias del día a día, algunas más intensas que otras dependiendo de la plataforma en la que cada uno vivamos. Hoy día nos toca hacernos cargo de nuestros hogares bajo la consigna de #quedateencasa.

He estado recibiendo correos de muchas mujeres sobre todo madres de familia angustiadas, agobiadas incluso hartas de la situación, ninguna en sí se queja de su labor como madre pero si me comparten su cansancio, y es que a riesgo de parecer crítica, es verdad que a las mujeres se nos ha cargado la chamba.

Y la postura no es hacer una manifestación acerca de esta realidad, considero que el único llamado que se puede hacer es hacia dentro mismo del hogar.  Al trabajo no le puedo pedir que se relaje porque es mi fuente de ingresos y hoy más que nunca hay que agradecer a los patrones que son empáticos con la situación y nos siguen conservando en nomina, a la SEP no le podemos pedir que pare el instruir a las instituciones que sigan los programas establecidos por que no es viable, a la secretaria de salud, no le podemos decir que nos libere porque no puede hacerlo, es más los pobres están rezando por que sigamos las indicaciones, al Gobierno no le podemos pedir ayuda porque está haciendo todo lo que puede ante esta emergencia de la cual ellos mismos están aprendiendo.

Entonces el llamado es hacia adentro, a los miembros de la casa, a los involucrados en la crianza, incluyendo a los propios niños, hoy por hoy no hay nadie más para echar mano, entonces a sacar nuestros mejores dotes.

• Al mal tiempo buena cara, en medida de cómo nuestros hijos nos vean será su nivel de angustia y por ende su estrés, si nos ven todos estresado y agobiados, ellos van a actuar igual, claro en lenguaje niño.

• Hagan equipos, en los hogares donde hay 2 padres hagan turnos, los dos tienen trabajos, estrés, preocupaciones, entonces mientras uno trabaja el otro cría, y así sucesivamente, si uno está con los niños el otro puede cocinar, o lavar trastes, en un equipo todos son iguales, y si el caso es que solo uno tenga trabajo, no le exime de contribuir con las actividades de la casa, recuerda la chamaba en el hogar el 24x7 entonces a ser empáticos. Si no hay con quien distribuir el trabajo haz una lista de prioridades. Incluso ser flexible con los horarios.

No carguemos de más la situación, no dejemos que la contingencia nos domine, recuerda dentro de tu casa tu eres libre, y tú decides que y como ejercer de tu libertad.

OpenA