icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Y entre puros presidentes a México no le alcanzó para mandar al suyo a Davos. Es más, ni siquiera fue la secretaria de Economía. A ver cómo nos va después de este desaireJueves, 24 de Enero de 2019 00:45 a.m.

No es precisamente un enviado de esta columna, pero como es mi amigo, un directivo de una importante acerera regiomontana me está reportando al día las incidencias del foro económico más importante del mundo, el de Davos, Suiza, que arrancó el pasado 22 de enero y termina el viernes 25 de este mes. 

Como esta es una columna de empresarios, empezaré primero por platicarles quiénes son a los que mi corresponsal saludó de mano en los primeros dos días del evento: 

Eduardo Padilla Silva, presidente de FEMSA, sí, el artífice del impresionante crecimiento de Oxxo, que se reproducen como gremlins en aguacero. 

David Coppel Calvo, presidente adjunto de Grupo Coppel, las tiendas departamentales más rentables de México en el segmento socio económico bajo y medio. 

El magnate poblano Juan Gilberto Marín, presidente de Alquimara, que hace tres años hizo una jugada maestra al vender su empresa P.I. Mabe, fabricante de la popular marca de pañales Chicolastic, a la firma multinacional Ontex, con sede en Bélgica por €314 millones de euros. Según expertos, esta operación le dio al mexicano casi un 25% más del valor de su negocio tasado por tres due dilligences. 

Marín se aventó una jugada tan magistral como la del “Diablo” José Antonio Fernández, cuando éste lideró la venta de una parte de FEMSA a Heineken a cambio de una considerable porción del gigante cervecero en todo el mundo. 

Perdón por la digresión. Sigo con los personajes que están en Davos por la parte empresarial. Allá andan también disfrutando de la nieve suiza, Daniel Martínez Valle, presidente de Mexichem; Mónica Flores, presidenta de Manpower; Nicolás Mariscal Torrella, de la inmobiliaria nacional Marhnos. 

También Guillermo Romo (nada qué ver con el Poncho del mismo apellido), presidente del grupo Mega, y entre otros los mandamases de Rassini, Proeza y más regios que les acompañan. 

La lista de presidentes es impresionante, entre ellos el de Brasil, Jair Bolsonaro, quien acaparó reflectores desde el primer día, mucho porque la delegación de su país fue la más numerosa del foro. 

Otros de su rango, los mandatarios de Japón, Colombia, Ecuador, Paraguay, Costa Rica y más países que de mencionarlos acabarían con el espacio de esta columna. 

A ver cómo le va a México en el concierto económico mundial después de que Andrés Manuel López Obrador dispuso que ningún miembro de su gabinete estuviera presente. No envió a nadie de rango ministerial y esto es considerado en el argot económico mundial como un desaire. 

Esta decisión del inquilino del Palacio Nacional fue un soberano desatino porque viene a ocurrir apenas el Fondo Monetario Internacional declaró que la economía mexicana crecería a un ritmo más lento de las previsiones gubernamentales, debido a la caída de las inversiones extranjeras por la cancelación del NAIM y otros temas. 

En el Davos de este año, México está teniendo su más baja presencia, siendo que era cuando más cartel necesitaba para quitarles el miedo a los inversionistas del gran dinero que están volteando para otros lados debido a lo que ocurre con el manejo de la política económica del actual gobierno. 

En este evento, la delegación de Corea del Sur se dejó sentir y mi amigo pudo hablar con el representante de Pumsoo Ra, el magnate de Crianza Aviation Ltd. que quiere comprar el avión presidencial. 

Jugando a contra corriente, el magnate coreano nos manda decir desde allá que como él sí cree en el potencial de México, sigue en pie su oferta e incluso le explicó a mi corresponsal que van muy avanzadas las gestiones para sentarse a la mesa con los jerarcas de Aeroméxico para comprarles sus 20 aviones más grandes. 

¿Qué quiénes fueron del gobierno a este evento? Luz María de la Mora,  subsecretaria de Comercio Exterior, y de ahí para abajo varios ayudantes que le acompañaron, quienes por más fotos que le toman a su jefa para transmitirlas por twitter, no alcanzan a convencer, porque como en Davos los unos se juntan con sus iguales, a lo más que ha llegado Luz María es a platicar con directores y subdirectores de Google, Amazon y un café de cinco minutos que se tomó en el lobby con Ignacio Galán, presidente de Iberdrola. 

¿Por qué no quiso ir AMLO a Davos? Es que él y su gabinete, todos, tienen como prioridad atacar a los huachicoleros. Entendido, señor presidente. 


OpenA