icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Y ahora... Por: Nora Zambrano En Palabras De Los PsicólogosLunes, 9 de Marzo de 2020 11:20 p.m.

Durante los últimos días se han estado publicando diferentes noticias relacionadas al 8 y 9 de marzo, algunas relacionadas a lo oportuno que es el movimiento, a la necesidad que hay de ser vistas, del hartazgo de la población en general ante la violencia.

Como cualquier cosa tiene dos lados a mi parecer, con mucho respeto considero que hay los que están a favor y los que están en contra, pero hay muchos que se ubican en una zona gris. Apoyo pero… ¿por qué pintan?, apoyo pero… solo una fracción, apoyo pero… no me manifiesto, apoyo pero… me da miedo decirlo en alto.

Ante tantos peros… lo que más sobre sale son las emociones que nos generan este tipo de noticias y eventos.  De como nos llevan a actuar en consecuencia.

Las emociones están destinadas a ser como un tablero de control. Son como los indicadores en el tablero de tu automóvil, para darte información buena y vital. ¿Cómo está funcionando tu motor? ¿Tienes poca gasolina? ¿Está abierta tu puerta? ¿Necesitas abrocharte el cinturón de seguridad? ¿Qué necesitas hacer? Pero, ninguna de estas cosas conduce el auto. Tú necesitas estar detrás del volante y tomar el control.

Sin embargo no siempre nos tomamos nuestro papel de conductor de una manera responsable, y queremos que el “otro” sea el que tome acciones,  cuántos de nosotros estamos esperando que aquel amigo o familiar de el primer paso para una reconciliación. Queremos como parte de nuestro proceso narcisista que el otro venga y nos haga felices, pero eso estimados lectores es lo peor que podemos hacer. Ya que le estas entregando el poder sobre tu vida a otro, es como si tu orquesta personal cambiara de director. Si, es cierto que tomar acciones llevará consecuencias, y tal vez no estamos preparados para afrontarlas, es por eso que te pregunto de donde viene tu emoción y en consecuencia como actúas.

Siguiendo con la misma analogía del coche, este puede ser la mejor herramienta para realizar un trabajo o incluso irnos de vacaciones, pero también puede ser el factor decisivo para un terrible accidente.

Estimados lectores, el actuar en consecuencia no nos exime de la responsabilidad y la coherencia, y no estoy diciendo que no sientas, pero sí que tomes control de tus emociones. Ordénalas, condúcelas, guíalas, mételas en cintura. Una persona que se desborda emocionalmente, difícilmente podrá poner claras sus ideas e intenciones, si podrá dejar muy claro su sentir, pero y después de ahí, ¿que sigue…?

Ante los hechos que vivimos a diario, es muy comprensible que las emociones se desborden, pero como escribí arriba y después de ahí que… cuál es tu siguiente paso, si ya te sentiste mal, triste molesta, enojada por los crímenes y atrocidades, incluso marchaste de morado y pañuelo verde y aún mas ayer te ausentaste de tu trabajo… y ahora… amigos desde la trinchera de cada uno, respeto, empatía, orden, voluntad, resciliencia. No caigamos en la apatía y el momento histórico del que hemos sido parte sea de impulso para un nuevo orden.


OpenA