OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Vivir más que sobrevivir Por: Javier Gutiérrez El momento presenteMartes, 29 de Diciembre de 2020 00:00 a.m.

El 2020 (que aún no termina) nos ha dejado grandes pérdidas, si bien es cierto que muchas personas han aumentado sus ingresos por el ramo al que se dedican (fabricas de desinfectantes, manufactura de cubrebocas, etcétera), ninguna ganancia para una persona o un grupo será verdadera ganancia cuando el motivo ha sido la pérdida de miles de vidas, empleos y todo lo que esto conlleva.

Sin embargo, la vida es así, un gran entramado de pérdidas y ganancias; sin duda alguna, el 2020 será recordado como el año de la pandemia, aún y cuando esta situación siga adelante y aunque ya se está cerrando un ciclo solar, aún no se cierra el ciclo de la pandemia, por lo que las pérdidas tanto de vidas como económicas, derivadas por ello, continuarán cuando se arranque la primera hoja del calendario 2021, y seguramente seguirá mientras se arranquen muchas hojas más.

Esta situación por demás incierta nos lleva a caer presas de la incertidumbre y el hartazgo, y es muy fácil caer en la postura de "seguir viviendo para cuando esto termine", esto es, caer en la actitud de decirnos que esto "no es vida", que las restricciones sociales, laborales y sanitarias nos llevan a dejar de vivir plenamente, esperando a que todo esto termine para ahora sí "volver a vivir", y estaríamos, si esta es nuestra postura, no viviendo, sino sobreviviendo.

Sin embargo, generar esta visión, entendible por supuesto, nos aleja de la vida misma, porque nos estamos proyectando a un futuro que no existe, estamos cambiando la realidad por la fantasía y eso no puede nutrirnos, sólo nos irá consumiendo aún más.

Creer que la vida será plena cuando la pandemia termine y regrese "la antigua normalidad", es una trampa perniciosa que nos roba plenitud aquí y ahora. Por lo que debemos abrir muy bien nuestros ojos y todos nuestros sentidos a lo que estamos experimentando en este momento, la vida es sólo AHORA.

No importa si no es como queremos que sea, no hay otra, y si no aprendemos a conectarnos con ella, tal y como es en este mismo momento, no lo haremos nunca, por lo que si nuestro temor es dejar de vivir con este virus, ya lo estamos haciendo si no somos plenamente conscientes de cada momento de nuestra existencia es valioso e irrepetible.

"Vivir para cuando..." es una trampa mental que nos roba riqueza interior, nuestra verdadera riqueza, por lo que debemos entender que la vida es un gran reto y una gran aventura y debemos buscar la plenitud en esos momentos favorables y el aprendizaje en los desfavorables, pero sólo podemos aprender estando presentes, vivos al aquí y ahora.

Dos herramientas poderosas son la meditación y la compasión que nos pueden permitir vivir plenamente, en lugar sólo de sobrevivir para un tiempo que tal vez no llegue.

Hasta el siguiente momento presente.

OpenA