icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Vientos Fuertes Por: Nora Zambrano En Palabras De Los PsicólogosMartes, 21 de Julio de 2020 01:05 a.m.

"Si no tuviéramos problemas que resolver, permaneceríamos iguales" : Thomas S. Monson.

A finales de los 80 y principios de los 90, hubo un experimento científico que se llevó a cabo en Arizona, se llamaba Biósfera 2. Crearon un ambiente cerrado perfecto, quieto. 

Estaba en tres acres de terreno y se suponía que era un ecosistema ideal para que la naturaleza floreciera. Pero entonces enfrentaron un problema con los árboles. Primero, estos árboles crecieron más rápido que si hubieran estado afuera al natural; pero entonces misteriosamente estos árboles comenzaron a caerse. Colapsaron antes de llegar a su madurez. No eran estables.

Los científicos finalmente se dieron cuenta de por qué. Este ambiente perfecto que ellos habían creado no tenía vientos. El viento causa estrés a la estructura del árbol y cuando el viento sopla hace al árbol más fuerte. Lo hace capaz de soportar mayor presión. Así que sin el viento los árboles se hicieron débiles y vulnerables.

Ahora, todos nosotros quisiéramos vivir en un ambiente perfecto. Temperatura agradable, mucho dinero, muchos amigos, buena salud, relaciones llenas de amor, y una vida fácil y libre de problemas. 

Sin vientos, sin tormentas. Pero aquí está el asunto: sin las presiones, sin las pruebas, nos volveremos frágiles y débiles; no vamos a poder soportar las presiones de la vida. Necesitamos esos vientos soplando en contra.

La palabra problema considero que está muy mitificada, siempre asociada a lo malo, a una falta de bienestar y por consecuente con poco éxito, cuantas veces nos hemos referido a alguna persona  como: " pobrecita tiene muchos problemas" o " qué lástima sus hijos tienen problemas".  

Mi ego me presiona para no ser así, y qué hago, cubro de algodones, si para que mi hijo nos se deprima le doy todo lo que quiera,  lo mismo con la pareja, "no quiero problemas".

Sin desafíos, no vamos a formar resistencia, no se van a desarrollar herramientas para enfrentar las complicaciones, porque sencillamente no las hemos practicado, cómo se va a enfrentar un joven a la primera decepción laboral o a su primer despido, si nunca ha teniendo oportunidad de lidiar con la frustración, no es extraño que muchos de los jóvenes actuales ante la impotencia de no llegar a los miles de likes en su página se depriman.

Los más importante es reconocer que los problemas tienen solución, sí, como lo lees, no estamos acostumbrados ni educados a buscar soluciones, vemos lo problemas y podemos pasar días repasando el problema, invierte la ecuación, en lugar de darle vueltas, imagina soluciones, cómo le puedes hacer, qué necesitas, de qué y quien depende. Este paradigma es un excelente ejercicio mental para ti y tus hijos, ¡a practicar!.




OpenA