icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Victoria de Rusia? Por: Guillermo Fárber HueconomíaSábado, 23 de Febrero de 2019 00:40 a.m.

Con este nuevo texto RIP INF (The Intermediate-Range Nuclear Forces Treaty): Victoria de Rusia, Waterloo de Estados Unidos, Dmitry Orlov seguramente va a volver a alborotar el gallinero (versión comprimida por mí):  https://bit.ly/2GUpCLU

“El 1 de marzo de 2018, el mundo se enteró de los nuevos sistemas de armas de Rusia. Putin explicó que en 2002, los Estados Unidos se retiraron del Tratado de Misiles Antibalísticos. En ese momento, los rusos declararon que se verían obligados a responder. Y así lo hicieron, desarrollando nuevas armas que ningún sistema de misiles antibalísticos puede esperar detener. Las nuevas armas rusas incluyen una que ya está en servicio de combate (Kinzhal), una que se está preparando para la producción en masa (Avangard) y varias que se están probando actualmente (Poseidon, Burevestnik, Peresvet, Sarmat).

• Kinzhal: un misil crucero hipersónico lanzado desde el aire que vuela a Mach 10 (12,391 kilómetros por hora) y puede destruir tanto las instalaciones terrestres como los barcos.

• Avangard: un sistema de envío de carga útil hipersónica maniobrable para misiles balísticos intercontinentales que vuela a una velocidad de más de Mach 20 (24,622 kilómetros por hora). Tiene un alcance de 1,190 kilómetros y puede llevar una carga nuclear de hasta 300 kilotones.

• Poseidón: un torpedo autónomo de propulsión nuclear con alcance ilimitado que puede viajar a una profundidad de 914 metros manteniendo un poco más de 100 nudos. • Burevestnik: un misil de crucero de propulsión nuclear que vuela a unas 434kilómetros por hora y puede permanecer en el aire durante 24 horas, lo que le otorga un alcance de 9656 kilómetros.

• Peresvet: un complejo de láser móvil que puede cegar drones y satélites, eliminando sistemas espaciales y de reconocimiento aéreo.

• Sarmat: un nuevo misil intercontinental pesado que puede volar cursos suborbitales arbitrarios (como sobre el Polo Sur) y golpear puntos arbitrarios en cualquier parte del planeta. Debido a que no sigue una trayectoria balística predecible, es imposible interceptarlo.

“La primera reacción occidental ante este anuncio fue un silencio espeluznante. Unas pocas personas intentaron convencer de que todo esto era un engaño. Pero eventualmente se demostró que funcionaban y los servicios de inteligencia de EUA confirmaron su existencia.

Cuando Bush Jr. se retiró del tratado ABM en 2002, volvió la carrera armamentista. El año pasado, Putin declaró que Rusia había ganado: los estadounidenses ahora pueden estar seguros de que si alguna vez atacan a Rusia, el resultado será su completa aniquilación garantizada.

La verdadera victoria “Pero la verdadera victoria se produjo el 2 de febrero de 2019, día en que la Federación Rusa derrotó decisivamente a Estados Unidos en la batalla por Eurasia (Putin ha insistido repetidamente en esta amenaza que pude desencadenar el infierno en la Tierra). El plan para renegociar a la INF fue muy estúpido. Rusia anunció al instante que también se retiraba del tratado INF. Putin ordenó detener todas las negociaciones con EUA sobre este asunto, y construir plataformas terrestres y marítimas para los nuevos sistemas de misiles aéreos y navales.

“La ‘Guerra de las galaxias’ de Ronald Reagan fue un intento de desarrollar un sistema que derribara suficientes ICBM soviéticos para hacer que un primer ataque nuclear contra la Unión Soviética se pudiera ganar. Este trabajo se terminó cuando Reagan y Gorbachov firmaron el Tratado de Misiles Antibalísticos (INF, por sus siglas en inglés) en diciembre de 1987. Pero cuando Bush Jr. se retiró del tratado ABM en 2002, volvió a las carreras.

El año pasado, Putin declaró que Rusia había ganado: los estadounidenses ahora pueden estar seguros de que si alguna vez atacan a Rusia, el resultado será su completa aniquilación garantizada, y los rusos pueden estar seguros de que los EUA nunca se atreverán a atacarlos.

“Ahora, Rusia se ha reconstruido y rearmado. Gracias a sus misiles hipersónicos de alcance medio, no sólo será imposible interceptarlos, sino que también reducirán el tiempo restante de vida de la OTAN, en caso de que ataque a Rusia, de minutos a segundos.

También se mencionó el nuevo torpedo de propulsión nuclear Poseidon: incluso si un ataque a Rusia tiene éxito, los tsunamis provocados de 100 pies (30 metros, unas olas realmente colosales) limpiarán ambas costas de EUA cientos de kilómetros tierra adentro. “EUA no sólo ha perdido su capacidad de atacar, sino que también ha perdido su capacidad de amenazar. Su principal medio para proyectar la fuerza en todo el mundo es su armada, y Poseidon la reduce a una pila inútil de chatarra de acero que se mueve lentamente.

Se necesitaría sólo un puñado de Poseidones para poner en cero el valor estratégico de su armada. “Sin las trabas del tratado INF, Rusia podrá neutralizar completamente la OTAN. Sólo queda una capitulación honorable. La única estrategia de salida aceptable para EUA es rendir tranquila y pacíficamente sus posiciones en todo el mundo, retirarse a su propio rincón geográfico y abstenerse de entrometerse en los asuntos de la Gran Eurasia”. ¿Tú le crees a Orlov? Tanto si sí como si no, comienza a rezar porque el futuro del planeta está en juego.

NOTA Orlov es uno de los pensadores más conocidos de la actualidad en el medio conspiranoico. The New Yorker lo ha incluido en el grupo de The Dystopians en un excelente perfil de 2009. Es mejor conocido por su libro de 2011 que compara el colapso soviético (ya ocurrido en 1991) y el estadounidense. Orlov piensa que el colapso de Estados Unidos será peor (anunciado desde hace mucho y todavía pendiente por ocurrir casi 30 años espués). Orlov es un autor prolífico en una amplia gama de temas, y puedes ver su trabajo buscándolo en Amazon.


OpenA