icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Un buen intento Por: Diego Díaz Si-nehLunes, 9 de Marzo de 2020 00:59 a.m.

Lo primero que hay que aceptar es que esta película toma lugar en un universo paralelo, en el que las cosas y las personas se teletransportan espontáneamente y a nadie le resulta extraño.

Malasaña 32, segundo largometraje de Albert Pintó. Una familia se muda al departamento número 32 de la calle Manuel Malasaña (España) esperando un nuevo comienzo. Cosas extrañas comienzan a suceder desde el primer día dejándole claro a la familia que hay algo extraño en el hogar.

La historia está “inspirada en hechos reales”. Para quienes ya están familiarizados con esta táctica, lo que esto realmente significa es que algo pudo haber ocurrido en aquel edificio que inspiró la trama que vemos, pero no que la historia sea verídica.

Las tomas de la película no están nada mal. Algunas cosas están grabadas de maneras muy interesantes. Pero la gran mayoría de las tomas son lo que uno podría esperar de una película de terror. Cinematografía similar a la de  El Conjuro.

A decir verdad, hubo varias similitudes con la película de  El Conjuro. Hasta tuvieron un juego, aparentemente inocente, que sabemos se prestará para situaciones tétricas más adelante.

Hubo ideas muy interesantes, aunque tal vez la ejecución no fue ideal. De igual modo hubo cosas que no esperaba que usaran y me hubiera gustado ver más cosas como ello. Quiero entrar un poco a detalles, por lo que el siguiente párrafo puede contener spoilers.

La idea del “show” con la marioneta del fantasma me produjo una mezcla de sentimientos. No fue exactamente terrorífico, pero no es el tipo de cosas que uno espera del género hoy en día. En general fue un concepto bien utilizado, pero no justificado por la trama. También la idea de que Pepe y el espíritu se enviaran notas a través de tendedero que conecta las ventanas (sin que él supiera que hablaba con un fantasma) fue algo novedoso. Pero que los mensajes aparecieran de un segundo a otro, y que eso no le pareciera raro a Pepe, es algo ridículo.

También intentan introducir un tema sobre inclusividad y aceptación de la diversidad de géneros. Y, a pesar de que incluir estos temas es algo admirable, se termina viendo muy superficial cuando no hubo un desarrollo. Al final se siente como una simple mención y no hay algún mensaje que pueda resonar con el público.

La cinta no tiene nada nuevo que decir sobre el tema y, a final de cuentas, es solo una serie de escenas, un poco escalofriantes, que no tienen algún significado o razón de ser más a allá de servir como una excusa para espantar al público.

Lo triste es que no es un mal filme, mostró mucho potencial e ideas interesantes, hasta tuvo buenos efectos; pero el que no haya una historia interesante manteniendo todo junto, hace que sea solo otra película más de terror. 6/10.

OpenA