OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Un año rompiendo paradigmasPor: Susana López Reséndez No es de LocosJueves, 10 de Junio de 2021 02:00 a.m.

Mis mejores secretos para mejorar tu bienestar 

De vez en cuando la vida se vuelve complicada, con subibajas, encrucijadas y decisiones que nos llevan a rumbos inimaginados. Y cuando esto sucede, conviene haber cultivado una salud mental sólida que permita transitar todos los escenarios que la vida nos va poniendo (y en los que nos ponemos).

 La salud mental es esencial y primordial. El hecho de que sea invisible e intangible no significa que tiene menos repercusiones que unos kilos de más por una mala dieta. Tomemos por ejemplo, las relaciones fallidas debido a patrones de apegos inestables, el estreñimiento agudo que se somatizó a partir de tendencias controladoras aprendidas desde la infancia. 

Y que decir de la respiración acelerada acompañada de un insomnio resultado de una predisposición fatalista, extrema y ansiosa al futuro. Por mencionar algunos, son el reflejo de una inadecuada gestión de la salud mental. 

 Hoy hace un año comencé a compartirte por medio de esta columna mis reflexiones y quiero agradecerte, querido lector, por tu interés y tiempo para leerme. Por ello, te comparto maneras prácticas de impulsar de tu salud mental recolectadas a lo largo de este año. 

1.-Aprende a desafiar tus pensamientos irracionales: No todas tus ideas llevan a conclusiones realistas, con frecuencia la ansiedad aparece a partir de cadenas de pensamientos que nos lleva a brincar a la isla de conclusiones fatalistas y nadar de vuelta a la realidad no siempre es sencillo. ¿Esto que me digo es real?, ¿me lleva a construir una versión de mi mismo que deseo? 

 2.-Está bien no estar bien pero atiéndete: Existen muchos movimientos sobre normalizar no estar siempre en la cúspide y eso forma parte de la vida, sin embargo, es tan esencial validarte como asumir y tomar acción hacía donde sí quieres estar. ¡No te conformes! 

3.-Muévete: Más allá de lo físico, hacer ejercicio es un boost al cerebro: libera endorfinas encargadas de reducir el dolor, percepción de estrés con lo cual relaja. Moverte a su vez, es tiempo de conectar contigo y generar nuevas ideas. 

4.-Cuestiónate: "Yo siempre he sido así y así soy", he escuchado esto infinidad de ocasiones y mientras que es necesaria una personalidad forjada para sustentarnos como un yo definido. También es verdad que permitir cierta flexibilidad y apertura al cambio, nos pueden ayudar a transitar la vida con un poco más de acomodación ante la vida. 

5.-Construye un locus de control interno: Quedarte enfrascado con "¡él me hizo, ella comenzó o es injusto!" es continuar echando culpas que no te permitirá asumir la responsabilidad de lo que tú haces, dices, piensas o respondes. ¿Y tú, qué haces con eso? Echar una mirada al interior y decidir sobre tus acciones es un paso a la madurez.  

Es reconfortante ver que cada vez más hombres y mujeres deseen acudir a terapia, que deseen comenzar a hablar para comprender su historia, movilizándose a reescribirlas cuantas veces sea necesario. Gracias por un año de acompañarme en esta aventura descubriendo que #noesdelocos permitirse atravesar todo lo que implica vivir: gozar, soltar, rectificar, perder, aprender y confiar.   

OpenA