OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Últimos días de un país Por: Zaira Eliette Espinosa Libros que suenaMiércoles, 13 de Enero de 2021 04:00 a.m.

"Contra el altísimo muro / el ojo traza el límite del charco / donde mi infancia naufraga". Odette Alonso

En 2019, en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, se celebró la entrega del premio Clemencia Isaura de Poesía luego de ochenta y cinco años de aniversario de sus emisiones. Esa distinción la obtuvo el libro Últimos días de un país de la poeta cubanomexicana Odette Alonso. 

Para fortuna de todos los lectores, la Universidad Autónoma del Estado de México publicó el libro ganador en una bellísima edición que le hace juego al contenido. Se trata de imágenes que remontan un imaginario del pasado convertido en sensaciones y percepciones del presente. 

Decía Du Gard, escritor francés, que la vida sería imposible si todo se recordase. El secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse. A veces, contemplar nuestra historia en dirección al pasado nos estremece al punto de sentir que aún palpita esa experiencia. En Últimos días de un país, Alonso recorre un poco de la historia que la construye, evoca tanto los sueños, como la jungla o un lunes. 

Evoca la caricia que fue, el sonido del aire que imperceptible no se elige dejar de lado. Leer a Alonso, nos orilla a elegir qué no olvidar. Sus poemas son un profundo recordatorio de que entre las cosas que se palpan como una cajita o unas llaves y lo que no se toca como las promesas de humo o el silencio, existe algo que sí se toca y es la belleza. 

En un lenguaje que recurre a cierto modo de secuencia, se puede leer Últimos días de un país como se leería un álbum de postales de una isla o de la infancia. Entre calles del calvario o casas de verano, aeropuertos, equipajes y ecos, se van los versos acompasando a códigos de la memoria, una que nos apropiamos los lectores casi por inercia. 

Como por inercia, podemos ser testigos de las manos entrelazadas y esos callejones del desamor, las mujeres que se aman y tienen bajo las uñas mensajes del tamaño de un mar que algunas noches no cabe en ellas. 

Leer a Odette Alonso es ponerles un oráculo a los ojos. Leemos lo que sabemos sentir. Una certeza de tirada al futuro. El país que nos arropa no es sino aquel que nos contiene el amor, ese gran amor, un montículo de palabras para sostenernos, algunas veces con la poesía. 

Últimos días de un país

Odette Alonso

(UAEM, 2019)

OpenA