OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Trascender 2... Por: Jaime Claudio Pérez García Ruta de ColisiónMiércoles, 11 de Noviembre de 2020 00:00 a.m.

Algo muy humano es el deseo de trascender, en parte debido a lo limitado de nuestra propia vida, y que con trabajo y talento se puede conseguir a través de algunas actividades, como por ejemplo las letras, que aunque al ser palabras se las lleva el viento, es el lenguaje lo que sustenta nada menos que a la civilización. 

O el arte y las edificaciones, que aunque acaban en ruinas con el tiempo nos recuerdan los momentos importantes que formaron la cultura y la memoria. Pero lo verdaderamente significativo es que si de verdad esas obras tienen valor trascenderán la vida de sus autores, quienes con esfuerzo y generosidad las dejaron para que otros las pudieran usar, disfrutar y compartir por muchos años después de su propia muerte, y que aunque puede ser un secreto íntimo, tal vez no las hicieron para ser recordados sino por un instinto primordial, esa energía que algunos llaman alma y que no es más que el anhelo de la vida del que hablaba Gibrán. La lucha permanente contra el vacío del que surgimos y al que habremos de regresar, pues al final todo se diluye en el anonimato.    

Cuanto más duro es el viaje, más dulce es la llegada. Al valorar el propio legado y sentir un poco de orgullo por lo hecho: algunos espacios anónimos que podrán servir a otros para vivir, trabajar o estudiar, a los que ya no regresarás, pero que podrían trascender después de haber estado muy relacionado en su diseño y ejecución, y que al apropiarte de algunas ideas ajenas  dando tu propia interpretación, valoras el talento de sus autores al ser abrazado por la seducción que te atrapó, como un impulso que sabes ajeno y efímero, pues al tratar de innovar debes permitirte el fracaso. Llegan así las emociones desbordadas, que cuando se aplana la  conversación, y en la breve iluminación de nuestra precaria experiencia, toman las riendas del azar, y ves lo imposible de manejar las casualidades, pues el hombre que vuelve a casa nunca es el mismo que se marchó, con la tristeza de las despedidas que dejan huecos, y la alegría de las bienvenidas que llenan vacíos.    

Es cómico que la medida del éxito de algunas reuniones sociales en México sea que se prolonguen por mucho tiempo. Al día siguiente la pregunta es: ¿a qué hora terminaron? Y mientras más tarde, mayor el éxito. Prefiero la costumbre norteamericana en la que la invitación dice: Gathering de 06:00 PM a 09:00 PM. Eso de estar ahí ebrio, con sueño y sin conversación, mejor no.       

Algunas ventajas que nos trajo el Covid: 1) mayor limpieza en la ciudades, las personas y los espacios; 2) reuniones familiares más frecuentes, profundas y emotivas; 3) mayor disponibilidad de tiempo para pensar y hacer ejercicio físico –hasta te puede volver a quedar la ropa–; 4) no tener que dar la mano ni besar a cuanto conocido veas; 5) menor necesidad de cercanía física en espacios cerrados;  6) mejor calidad del aire que respiramos; 7) menores congestionamientos viales en las ciudades; 8) no tener que comprar lo que realmente no necesitas, y 9) la reducción del consumo de petrolíferos. 

¡No olvidar el  uso de CUBREBOCAS, el DISTANCIAMIENTO y el LAVADO de MANOS! ¿Perderemos la oportunidad que hoy nos ofrece esta pandemia? Que nos forzó a reducir el consumo y el desperdicio, los viajes y la movilidad,  o ¿volveremos a revivir aquel irresponsable comportamiento basado en el exceso hedonista?

"Quiero vivir de la felicidad de los demás, no de la miseria de los demás".-  Charles Chaplin   

OpenA