icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Transportista desconocido opera 220 camiones urbanos... HUELE A PRESTANOMBRES Por: Plácido Garza IrreverenteViernes, 19 de Abril de 2019 01:42 a.m.

Abraham Raymundo  Abrego Torres hace 28 meses se ganaba la vida vendiendo cuetes en la feria de fuegos pirotécnicos de Escobedo, a un costado de la estación del Metro Sendero. 

En un documento oficial de la Secretaría de Finanzas y Tesorería Municipal de San Nicolás, específicamente de la Dirección de Contabilidad fechado en septiembre de 2013, que se llama “Relación Analítica Mensual de Pagos Hechos a Contratistas y Proveedores”, en poder de esta columna, en el renglón 12 de la primera hoja aparece su nombre con la referencia del pago recibido por su trabajo: $50,000, y su número de proveedor, el 4372.

¿El concepto? Proveer los fuegos pirotécnicos de los festejos de ese municipio el 15 de septiembre de 2013.

En 2006, Abrego Torres contendió como candidato de la Coalición del PRD y el PT a diputado local por el onceavo distrito local con cabecera en San Nicolás y perdió ante Jesús Hinojosa Tijerina, del PAN.

La bonanza le llegó dos años después de que “El Bronco” asumió como gobernador, en 2015. Su empresa Grupo Lobo Genius SA de CV fue constituida el 20 de mayo de 2017 y ostenta el Registro Federal de Contribuyentes LGE170520SK6. 

Los transportistas urbanos de mayor abolengo en el área metropolitana de Monterrey comenzaron a verlo en las reuniones convocadas por la Agencia Estatal de Transporte (AET), que todavía dirige Jorge Longoria.

En esas reuniones se ostenta como director general de la empresa que a principios de 2018 fue presentada por el gobierno de Nuevo León como el noveno consorcio de transporte urbano en el estado.

A mediados de ese mismo año, en una reunión en la Explanada de los Héroes, Abrego Torres hizo una presentación simbólica de las 220 unidades último modelo con que su empresa iniciaría el servicio en 300 colonias al poniente del área metropolitana, incluyendo la mayoría de las de García, feudo del “Bronco”. 

En esa ocasión informó que los camiones –dotados algunos con rampas para personas con discapacidad– les habían costado a él y a sus socios $350 millones de pesos.

Como testigo “de calidad” estuvo en ese evento el gobernador Jaime Rodríguez, quien elogió el espíritu emprendedor de esos transportistas.

En ninguna de las reuniones en la AET ni en las del gremio de camioneros, Abrego Torres se ha presentado con alguno de sus socios ni ha revelado sus nombres. 

Durante una de las protestas del Colectivo Unete Pueblo, los activistas apostados en el interior del Palacio de Gobierno cuestionaron en octubre de 2018 a Abrego Torres, al salir de una reunión con el gobernador, ¿cómo pretendían los transportistas aumentar las tarifas, dando un servicio tan deficiente?

A lo que respondió que ese giro no era negocio y les ofreció poner en venta su empresa para ver quién se animaba a comprarla estando quebrada, porque las tarifas que se cobran la hacen incosteable.

Para que midan ustedes tanta incongruencia, vean los tiempos: en mayo de 2017 crea la empresa. A principios de 2018 “El Bronco” lo presenta como dueño del noveno consorcio de transporte urbano en el estado.

A mediados de 2018 anuncia una inversión de $350 millones de pesos en la compra de 220 camiones. En octubre del mismo año anuncia que su empresa está quebrada y que a ver quién la compra, porque operar sin un aumento de tarifas no es negocio.

Su abrupta aparición como empresario del transporte urbano ha sido cuestionada por dueños de las líneas que tienen más de 30 años proporcionando el servicio. 

 “No lo conocemos ni tenemos ningún antecedente de él en esta rama; de pronto apareció de la nada como un potentado”, comentó uno de los transportistas.

En una reunión del gremio, preguntaron a Abrego Torres qué experiencia tienen él y sus socios en la rama del transporte y respondió que ellos hicieron un estudio para conocer las oportunidades que representaba ese giro en el área metropolitana de Monterrey y que le entraron porque el gobernador les ofreció aumentar las tarifas en 2019.

El único antecedente de este “empresario” con la rama del transporte público de pasajeros citado por él mismo es la compañía “Autocar Cancún”, pero resulta que nadie en ese negocio lo conoce e incluso Adrián López Sánchez, presidente de Coparmex Cancún, consultó la información de sus afiliados y no encontró registros de su nombre en ninguna empresa de autobuses de Quintana Roo.

Como si tantas dudas sobre su gobierno no fueran suficientes, al “Bronco” le siguen brotando sospechosos focos de trafiques por todos lados.

Aquí está el caso de un “próspero” comerciante y candidato perdedor por una diputación local, quien en una carrera meteórica de la que no hay rastros por ninguna parte, de pronto aparece como dueño de una empresa de transporte urbano que para hacer rendir los $350 millones que dice haber invertido él y sus socios, es necesario que aumenten las tarifas. “Piensa mal y acertarás”, decía al respecto mi abuelita.

CAJÓN DE SASTRE

“Esto huele a prestanombres. Que alguien investigue, por favor”, sugiere mi Gaby.

placido.garza@gmail.com


OpenA