icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Todo negocio grande una vez fue pequeño. De taller de troquelado a empresa trasnacional. Gonher: El legado de Don José González Por: Adam Smith Patrones y NegociosSábado, 5 de Enero de 2019 02:00 a.m.

“Mijita, ¿y si me llevas a comprar unos perfumes para mañana regalárselos a las mamás de nuestra familia? Necesito seis”. Y su hija Rocío le respondió: “Eres lo máximo, don, no se te escapan tus detalles de caballerosidad”.

Así era don José Concepción González González, quien murió ayer a sus recién cumplidos 90 años después de haber consagrado gran parte de su existencia al trabajo duro, que inició en 1953 en un pequeño taller de troquelado de menos de 100 metros cuadrados que estaba ubicado por la calle de Aramberri y con la ayuda de seis trabajadores.

A mano, incluidas las de él, fabricaban cuatro tipos de filtros de aceite rellenos de estopa para los tractores. Hoy, Gonher es fuente de empleo directo para más de 3,000 personas en todo el país e indirecta de muchos miles más.

Produce 400 tipos de filtros para los mercados de México, Estados Unidos, Canadá y otros países latinoamericanos, teniendo a clientes de la talla de General Motors, Renault y Volkswagen. Otros productos van dirigidos a los ramos de autopartes, maquinaria agrícola y transporte marino.

Su cuartel general está en Santa Catarina y tiene 36 distribuidoras en todo el país que operan a través de su red de comercialización Gonhermex, con una capacidad de bodega de más de 90,000 metros cuadrados, lo cual les permite atender a 18,000 clientes.

Logró su internacionalización al inicio del siglo XXI mediante la compra de Mighty Distributing System of America, compañía norteamericana con sede en Atlanta, Georgia, dedicada a la comercialización de autopartes, y la de Segher de México, que incluyó una planta en Costa Rica que le permitió entrar al segmento de partes originales. Desde tierras ticas se vende a Argentina, Chile, Uruguay, Perú y otros países.

Como a muchos otros segmentos de la industria mexicana, a Gonher le ha tocado lidiar con un convenio comercial de nuestro país, Estados Unidos y Canadá que no les ha favorecido del todo, principalmente por la entrada masiva a México de filtros extranjeros, principalmente norteamericanos, que han sido colocados en los anaqueles locales a precios contra los que casi no se puede competir.

Sin embargo, la lidia con toros de ese tamaño se logra a base de trabajo duro, que fue la tónica con que don José educó a sus hijos, que siguen ahora la trayectoria de un negocio que no para de crecer y generar desarrollo económico para un país como el nuestro que tanto lo necesita.

La pujanza de esta empresa aglutina desde sus orígenes los valores del regiomontano, resumidos en esta frase que crearon los antepasados de éstas bárbaras tierras del norte y que se transmite de generación en generación: “Vete a dormir sin sueño. Levántate con sueño. Siéntate a comer sin hambre y levántate de la mesa con hambre”.

Descanse en paz don José Concepción González González y nuestra solidaridad hacia su esposa doña Blanca Calderón de González, y a sus hijos Jorge Alberto, José Carlos, Rocío del Carmen, Claudia Eugenia y Rodrigo Javier.

OpenA