icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
The war party Por: Guillermo Fárber HueconomíaSábado, 5 de Enero de 2019 02:00 a.m.

El texto del legendario conservador Patrick Buchanan, Cómo el Partido de la Guerra perdió el Medio Oriente, no tiene desperdicio.

El titular en The Washington Post, 18 de agosto de 2011 decía: “El presidente Barack Obama declaró que ‘el futuro de Siria debe ser determinado por su gente, pero el presidente Bashar al-Assad se está interponiendo en su camino; ha llegado el momento de que el presidente Assad se haga a un lado’. Nicolas Sarkozy de Francia y David Cameron de Gran Bretaña firmaron el ultimátum de Obama: ¡Assad debe irse! Siete años y 500,000 sirios muertos después, son Obama, Sarkozy y Cameron quienes se han ido. Assad aún gobierna en Damasco, y los 2,000 soldados estadounidenses en Siria regresan a casa. Pronto, dice el presidente Donald Trump.

“Pero no podemos ‘irnos ahora’, insiste el senador Lindsey Graham, o ‘los kurdos van a ser asesinados’. Pregunta: ¿Quién nos sumió en una guerra civil siria y, de este modo, logró nuestra intervención de regresar a casa después de siete años y nuestros enemigos saldrán victoriosos y nuestros aliados serán ‘asesinados’?

“Hace 17 años, los Estados Unidos invadieron Afganistán para expulsar a los talibanes por otorgar refugio a Al Qaeda y Osama bin Laden. Hoy el diplomático estadounidense Zalmay Khalilzad está negociando conversaciones de paz con los mismos talibanes. Sin embargo, según el exdirector de la CIA, Mike Morell, quien escribió en The Washington Post el lunes, los ‘restos de al-Qaeda trabajan en estrecha colaboración’ con los talibanes de hoy. Parecería que 17 años de lucha en Afganistán nos han dejado con estas alternativas: permanecer allí y luchar en una guerra eterna para mantener a los talibanes fuera de Kabul, o retirarse y dejar que los talibanes invadan el lugar. ¿Quién nos metió en esta debacle?”.

IRAK

“Después de que Trump voló a Irak durante la Navidad, pero no se reunió con su presidente, el Parlamento iraquí calificó a este hecho como ‘una indiferencia de los Estados Unidos por la soberanía de otras naciones’ y un insulto nacional, comenzó a debatir si expulsar a las 5,000 tropas estadounidenses que aún se encuentran en su país.

“George W. Bush lanzó la Operación Libertad de Irak para quitar a Saddam Hussein las armas de destrucción masiva que no tenía y para convertir a Irak en una democracia y bastión occidental en el mundo árabe e islámico. 15 años después, los iraquíes están debatiendo nuestra expulsión. Muqtada al-Sadr, el clérigo con sangre estadounidense en sus manos de los combates de hace una década, encabeza la acusación de que nos echen. Él encabeza el partido con el mayor número de miembros en el parlamento”.

YEMEN

“Considere Yemen. Durante tres años, los EUA han apoyado con aviones, municiones guiadas con precisión, reabastecimiento de combustible aire-a-aire e información sobre ataques, una guerra saudí contra los rebeldes hutíes que degeneró en uno de los peores desastres humanitarios del siglo XXI.

“Con retraso, el Congreso se está moviendo para cortar el apoyo de los Estados Unidos a esta guerra. El príncipe heredero Mohammed bin Salman, su arquitecto, fue condenado por el Congreso por complicidad en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado en Estambul. Y los EUA están buscando una tregua en la lucha.

“¿Quién nos metió en esta guerra? ¿Y qué ha pasado en los años de matar a los yemeníes, en los que hemos sido colaboradores, para hacer que los estadounidenses estén más seguros?”.

LIBIA

“En 2011, los Estados Unidos atacaron a las fuerzas del dictador Muamar al  Gadhafi y ayudaron a efectuar su expulsión, lo que llevó a su asesinato. Cuando le contaron las noticias sobre la muerte de Gadafi, la secretaria de Estado Hillary Clinton bromeó: ‘vinimos, vimos, él murió’. Y soltó la carcajada (está filmado). El conflicto libio ha producido desde entonces decenas de miles de muertos. La producción de la crucial industria petrolera de Libia se ha derrumbado a una fracción de lo que era. En 2016, Obama dijo que no prepararse para una Libia posterior a Gadhafi fue probablemente el ‘peor error’ de su presidencia”.

EL COSTO

“¿El precio de todas estas intervenciones para los Estados Unidos? Unos 7,000 muertos, 40,000 heridos y billones de dólares. Para el mundo árabe y musulmán, el costo ha sido mucho mayor. Cientos de miles de muertos en Afganistán, Irak, Siria, Yemen y Libia, civiles y soldados por igual, pogromos contra cristianos, masacres y millones desarraigados y expulsados de sus hogares. ¿De qué manera todo esta invasión, bombardeo y asesinato ha hecho de Medio Oriente un lugar mejor o que los estadounidenses estén más seguros? En una encuesta realizada en mayo de 2018 a jóvenes en Medio Oriente y África del Norte, se encontró que muchos de ellos consideraban que Rusia era un socio más cercano que los Estados Unidos de América.

¿LOS FRUTOS DE LA INTERVENCIÓN NORTEAMERICANA?

“Se nos dice que ISIS no está muerto sino vivo en los corazones de decenas de miles de musulmanes, que si dejamos Siria y Afganistán, nuestros enemigos se harán cargo y nuestros amigos serán masacrados, y si dejamos de ayudar a saudíes y emiratíes a matar a Houthis en Yemen, Irán logrará una victoria. En su decisión de abandonar Siria y retirar la mitad de los 14,000 soldados en Afganistán, Trump enfureció a nuestras elites de la política exterior, aunque millones de estadounidenses no pueden salir de allí lo suficientemente pronto”.

Será melón o será sandía, pero somos testigos de un hecho histórico: el mayor imperio militar que el mundo ha conocido, en sensata retirada estratégica por consideraciones económicas de su desastrosa incursión de 17 años de supuestamente siete países en cinco años (Irak, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán, Irán, además de por supuesto Afganistán) en la prometida guerra permanente para hacerse odiar por todo el mundo y quebrar la economía gringa; en pocas palabras, llevarlo cantando al matadero https://bit.ly/2Rc8OGA  a fin de preservar su dominio geoestratégico tripolar compartido con China y Rusia.

OpenA