icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Sufren crisis padres de familia, alumnos y escuelas Por: Ana Rent En Visión MillennialJueves, 20 de Agosto de 2020 02:00 a.m.

Tristemente son muy pocas las escuelas privadas que han implementado descuentos en sus colegiaturas, ya que la mayoría de estos planteles continúa con los mismos costos, incluso por increíble que parezca algunas instituciones hasta han aumentado sus precios, lo que resulta ilógico para miles de padres de familia en Nuevo León.

Los papás están sufriendo un drama, ya que en este nuevo ciclo escolar también se están topando con que muchos colegios están obligándolos a comprar uniformes, además de pagar cuotas de mantenimiento y otras actividades, lo cual les resulta incomprensible porque los alumnos seguirán tomando clases por Internet.

La crisis sanitaria del Covid-19 ha provocado que miles de familias nuevoleonesas estén sufriendo también una crisis económica, por lo que el mantener a los hijos en colegios privados cada día se hace más difícil, si bien algunos con sacrificio pueden continuar pagando las colegiaturas, ellos argumentan que no es justo que los planteles no apliquen descuentos y que los estén obligando a pagar cuotas que no son necesarias. 

Hasta el momento alrededor de 10,000 alumnos de colegios en Nuevo León han emigrado ya al sistema de educación pública; sin embargo, se tiene que contemplado que sean miles de alumnos más los que tengan que dejar las escuelas privadas y comiencen a tomar clases en el sistema público. 

¿Por qué no regresar a clases tradicionales? Los colegios argumentan que se debe de seguir la indicación de las autoridades, además se tiene el cálculo de que aproximadamente el 30% de maestros y personal administrativo de planteles privados padecen comorbilidades, así que su salud estaría en riesgo al regresar a laborar de forma tradicional.

Sin embargo, está la otra parte, y que los propios padres no me dejarán mentir, las clases no han sido sencillas tanto en el sistema público como privado, y lamentablemente no se diseñó un programa que realmente permita que los maestros se encarguen de la educación de sus alumnos, ya que en muchos casos los papás deben estar al mismo que tiempo que sus hijos viendo las clases en línea.

La realidad es que los papás y las mamás tienen que trabajar, si bien algunos todavía están realizando trabajo en casa, hay muchos que ya regresaron a sus áreas laborales, y en este caso la situación se complica porque no hay con quién dejar a los hijos, así que uno de los padres se ve obligado a dejar sus actividades, provocando más crisis en la economía familiar. 

Entonces la compleja situación es que los estudiantes siguen en casa, que los padres deben hacer malabares para poder trabajar, estar en clases y cuidarlos, y todavía se topan con la grave situación de que algunos colegios no hicieron descuentos, y que además los están obligando a cubrir cuotas que no son necesarias.

Por otro lado tenemos la crisis económica que están sufriendo los planteles educativos, ya que en estos meses miles de alumnos se han dado de baja, incluso en Nuevo León al menos 13 colegios han solicitado suspender la licencia de actividades temporalmente, ya que se vieron obligados a cerrar debido a la falta de estudiantes. 

Entonces nos encontramos con un complejo escenario donde los padres de familia están sufriendo, los alumnos no están siendo educados correctamente y los colegios están colapsando. Nadie dijo que fuera fácil; sin embargo, lo mejor sería que se lograran acuerdos razonables para que todas las partes resulten beneficiadas. No se trata de que uno pierda y el otro gane, se trata de entender que esta crisis histórica nos ha pedido buscar las soluciones más prácticas, adaptarnos y por supuesto, tener una dosis muchísimo más alta de empatía.

OpenA