OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Sueños Por: Luis Sampayo Luis SampayoLunes, 16 de Noviembre de 2020 02:00 a.m.

Dícese en los diccionarios, amable lector, que la palabra sueño designa tanto el acto de dormir como la actividad de la mente durante ese periodo de descanso. Los sueños comúnmente son experiencias de la vida cotidiana.

Los sueños son manifestaciones mentales de imágenes, sonidos, pensamientos y sensaciones en un individuo durmiente y frecuentemente relacionadas con la realidad, aunque no siempre. 

Para la psicología, los sueños son estímulos esencialmente anímicos que representan manifestaciones de fuerzas psíquicas que durante la vigilia han sido reprimidas o se hallan impedidas de desplegarse libremente. Soñar es un proceso mental involuntario en el que se produce una reelaboración de la información almacenada en la memoria, generalmente relacionada con experiencias vividas por el soñante.

Además, este tipo de sueño forma parte de un proceso natural involuntario que emana de la conciencia y que normalmente se manifiesta libremente para que sin libreto, script o guión previamente establecido, convoque a cualquier tipo de personalidades, personas, familiares y hasta "colados" vivos y muertos de la realidad, para "actuar" en la espontánea escena de la inconsciencia para no dejarnos descansar en las horas de la noche.

Este sueño, aunque muchas veces ilógico, incomprensible e ilusionante a pesar de los cientos de descripciones e interpretaciones plasmados en los diccionarios especializados sobre el tema, es un elemento natural con el que al pasar de los años, el ser humano ha tenido que aceptar, convivir y experimentar a pesar de la constante irrealidad que en ellos se manifiesta.

Luego habemos otros seres soñadores voluntariamente pensantes que no tenemos llenadera en relación a las ilusiones que nos generan esas nubes aterciopeladas de anhelos que colocamos de frente a nuestros deseos para perseguirlos como propósitos de vida.

Así desde pequeños y con la consigna ilusionante del "Y vivieron felices para siempre", el ser humano independientemente de sus cualidades naturales y su intuitiva vocación profesional, ha sembrado a través de sus sueños voluntarios, de esos que se construyen despiertos desde la conciencia y la determinación, sus ideales para construir su bienestar y el de los suyos.

Frente a ello, esta semana en particular pinta inminente para definir el rumbo que tomarán los sueños en el batidero político de aquellos que despiertos, sueñan para pelear por un "hueso" mientras que los líderes políticos de los partidos que entre pataleos, sopapos en las trompas, jaloneos de greñas y manitas de puerco, siguen como lo profesionales que son, negociando las posibles alianzas antes del 20 de noviembre para definir quiénes serán sus candidatos.

Que si los del Panquecito con el "Tri" para construir su Frankeinstensito, o los del Movimientos sin ciudadanos con los del Panquecito pero sin el "Vítor", o mejor sin el Panquecito y sin Colosito para ir con el Bronquito de Samuelito y así, casi creo, que las malformaciones en los sueños de las alianzas, tendrían efectos más devastadores, políticamente hablando, que la peor pesadilla del infierno.

Lo lamentable de todo esto es que a costa de los valores, principios e ideologías, los partidos, esos que ahora mismo están negociando sus posibles alianzas, sueñan unirse a toda costa para sumar fuerza sin compatibilidad alguna, sencillamente para derrotar a quien quizás hasta sin un color definido por partido, por la eficacia del trabajo demostrado y sólo por el deseo de servir a la sociedad, ya tiene ganadas las simpatías de la mayoría del electorado.

Por hoy es todo amable lector, medite lo que le platico, esperando que el de hoy sea un gran y productivo inicio de semana, nos leemos aquí el próximo lunes.

OpenA