OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
símbolosPor: Jessica Meza Distrito CulturaLunes, 29 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

A propósito de la Semana Santa, reflexionemos sobre el papel de las diferentes creencias en el arte y la cultura. 

Hace poco más de siete años por azares del destino (y sin que hubiera pasado antes por mi mente este destino) visité Tierra Santa, con una escala previa en Italia, todo, como parte de un viaje de turismo religioso. 

Como contexto, en mi casa somos católicos, pero no tan apegados a la iglesia; somos el típico caso de los que vamos a misa de vez en cuando y en fiestas importantes, entonces en algún momento no sabía qué esperar de esa aventura y me limité a decirme a mi misma: estarás en un lugar con mucha historia y arte sacro, y te encanta la historia y este tipo de arte. 

Israel es un país increíble, pero sin duda lo más interesante y admirable es ver cómo conviven (pacíficamente, la mayor parte del tiempo) tantas culturas: en la calle ves judíos, musulmanes, armenios, frailes franciscanos y turistas del todo el mundo. La diversidad está en cualquier parte, pero sobre todo en su capital, Jerusalén. 

Y es que, aunque no suenan nombres de artistas tan famosos como en otros países, es impresionante la misma forma "convive el arte" de las distintas denominaciones religiosas. Por un lado todas las iglesias y símbolos de los católicos, como el Santo Sepulcro, el Monte de los Olivos o el camino marcado como Vía Crucis; y por otro la Torre de David y el Muro de los Lamentos o las mezquitas Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca.

Entrar a las iglesias es toda una experiencia, porque su decoración depende de quién tiene la custodia, es decir quién tiene la llave y la cuida. Cuando son los frailes las iglesias son muy parecidas a las que vemos aquí, hay cuadros y retablos antiguos, también muchos murales hechos con técnica de mosaico (los frescos no son tan usados por los niveles de humedad), claramente representando diferentes escenas bíblicas. 

Cuando son los ortodoxos la decoración es muy particular con muchas lámparas ortodoxas que llenan los espacios, y en el caso de los musulmanes hay mucha austeridad, algo que no pasa en sus lugares sagrados en donde los decorados se basan en coloridos mosaicos. 

La cultura también convive en otras expresiones y símbolos, como la gastronomía, la vestimenta, los llamados a la oración, las costumbres familiares y el comercio. 

Como visitante estás obligado a adaptarte a que en cada esquina puede ser diferente y sobre todo a ser respetuoso de las diferentes creencias y costumbres de las distintas religiones para entrar a esa sana relación que mantienen. 

Al paso de los años muchas veces he pensado que este viaje, independientemente de la religión que se profese (o incluso si se es ateo), sin duda debe estar en la bucket list para hacerse por lo menos una vez en la vida. Disfruten sus vacaciones. 

OpenA