icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Si crees que la educación es cara, prueba con la ignorancia Por: Carlos Melo Carlos MeloJueves, 18 de Julio de 2019 01:34 a.m.

Frase que se atribuye al abogado y educador Derek C. Bok, rector de la Universidad de Harvard entre 1971 y 1991, la cual nos invita a reflexionar sobre el valor de la educación.

Detrás de esta afirmación parece estar el proverbio popular que expresa que “lo barato siempre sale caro”, cuyo significado nos indica que tanto la educación como la ignorancia tienen un costo y que si la educación puede parecer cara, no lo es tanto como la ignorancia, ya que ésta provoca consecuencias que son un peligro y que producen un significativo daño social.

Hay que tener gran cuidado de no caer en la trampa de pensar que podemos evitar los costos cuantitativos y cualitativos asociados a recibir una educación formal, aprovechando el tiempo y esfuerzo que utilizaríamos en educarnos para realizar otras tareas que aparentemente reportan un mayor beneficio a corto plazo, como un trabajo remunerado, ya que la ignorancia tiene un costo incalculable, no sólo económico sino también social.

La ignorancia facilita la manipulación, opresión y explotación de la persona o población con la condición de ignorantes. De aquí que se afirme que el conocimiento da poder, el poder para elegir su propio destino, conocimiento que hace libre al hombre, libre de la superstición, del fanatismo y del dogmatismo.

La ignorancia implica el freno y rezago para el desarrollo económico, el progreso social, el florecimiento cultural, la producción intelectual, el avance científico y el crecimiento espiritual. Una sociedad sin educación tiene garantizado el atraso en todos los órdenes de la vida presente, la pérdida de su historia y la falta de esperanza de un futuro mejor. Una sociedad de ignorantes no sólo es una carga social, sino que también es una bomba a punto de estallar.

Las personas, sociedades y pueblos que se han superado lo han hecho conquistando a la ignorancia, a través de un único camino, el de la educación, en el cual no hay atajos. Por eso, sólo los ignorantes pueden creer que cualquier peso invertido en educación es un gasto, que la falta de educación no tiene consecuencias o que la ignorancia es inofensiva.

¿Por qué es  importante invertir en educación?

  • Theodore Shultz, creador del concepto de capital humano y Premio Nobel de Economía en 1979, señala que al mejorar el nivel de educación de los individuos también se incrementa su nivel de vida.
  • El incremento en los niveles de educación de las personas impacta también a la sociedad en general, ya que al contar estos individuos con mayores percepciones deberán pagar más al fisco, incrementando su contribución a la sociedad.
  • Joseph Stiglitz, autor del libro, “Creando una sociedad del aprendizaje” señala que la educación debe desarrollar las competencias necesarias para propiciar el crecimiento económico y el desarrollo social de las naciones, donde el aprendizaje continuo permitirá enfrentar un futuro en constante cambio.
  • La educación impacta también aspectos no económicos, como el grado en que un individuo se realiza en su trabajo o es más efectivo en decisiones relacionadas con su bienestar físico o emocional.
  • Finalmente el economista estadounidense James Heckman, otro ganador del Premio Nobel de Economía, éste en el año 2000, indica en su libro “Escuelas, capacidades y sinapsis”, que si una nación invierte en educación de las personas desde que los niños son pequeños, incrementará el nivel de escolaridad de la población, reducirá de manera significativa los niveles de delincuencia, acrecentará las competencias y destrezas  de los ciudadanos, propiciándoles un mayor desarrollo profesional y laboral, mejorando sus niveles de vida y obligándolos a contribuir con un mayor nivel de impuestos, teniendo como consecuencia final el aumento del bienestar social de la comunidad.
OpenA