icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Servicio militar educativo obligatorio Por: Ramón de la Peña Manrique Mis reflexionesViernes, 31 de Julio de 2020 00:00 a.m.

Les comparto nuevamente un mensaje que escribí hace tiempo, y que considero relevante para estos tiempos de este coronavirus: Les decía que "Tenemos la gran oportunidad de influir de una manera radical y estratégica en el tema de la inseguridad en nuestro país. Existe una fracción cada vez mayor de jóvenes entre 12 y 29 años que ni estudia ni trabaja, Lo malo es que un gran porcentaje de ellos está en rezago educativo; es decir, que no ha terminado su educación básica".

El elemento esencial de la inseguridad lo representa lo que los expertos llaman: "El depredador", el que roba, saquea con violencia y destroza a las personas de su misma especie; típicamente es un joven o adulto que proviene de una familia disfuncional, en donde todo estuvo en contra de él cuando era niño y quien al llegar a su edad adulta se transforma en un depredador de su misma especie. Como ven, lo que se siembra se cosecha.

Pero, ¿qué podemos hacer para prevenir y evitar que esa fracción de muchachos que ni estudia ni trabaja pase a formar parte de esos depredadores que agraden a nuestro país? Una posible solución es el implantar el servicio militar educativo obligatorio.

¿Obligatorio para quién?, para el joven que no estudia ni trabaja. ¿Qué implica?, un sistema similar al de los conscriptos que son acuartelados en las instalaciones de nuestro ejército. Así ese joven que ni estudia ni trabaja pasaría un año en las instalaciones militares en donde se le enseñaría a ser ordenado, limpio, puntual, responsable, respetuoso de normas y reglamentos, respetuoso de los derechos de los demás. Además se le enseñaría algún oficio que le diera saberes útiles para su vida y su trabajo usando el modelo de los centros de capacitación para el trabajo.

Podría también completar sus estudios de secundaria en esas mismas instalaciones con el apoyo del Instituto Nacional de Educación para los Adultos (INEA).

¿Qué tenemos ya? El Servicio Militar Nacional tiene ya instalaciones y conocen muy bien la manera de hacer de los muchachos unos buenos soldados. El INEA tiene un sistema educativo no escolarizado, tienen contenidos educativos relevantes para la vida y el trabajo, los tiene en papel, en discos compactos y pueden ser accesados vía Internet y se tienen centros de capacitación para el trabajo a lo largo y ancho del país.

¿Qué falta? tres cosas. Primero los recursos económicos para completar lo que falta de infraestructura y para los gastos de operación en las instalaciones militares y en la operación educativa. Segundo, un acuerdo-compromiso por parte de los empresarios para contratar a los muchachos que completen su ciclo educativo en el servicio militar educativo obligatorio y; tercero, el compromiso y la voluntad política del presidente de desear implantarlo en nuestro país con el apoyo del Ejército y la Marina.


OpenA