OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Serenar... Por: Jaime Claudio Pérez García Ruta de ColisiónMiércoles, 7 de Abril de 2021 02:00 a.m.

 A mis amigos, unos abiertos francos y comunicativos, otros ocultos, misteriosos e indiferentes, y otros abusivos, aprovechados y personalistas, que sólo permiten su propio lucimiento. Unos contestan de inmediato, otros se tardan tres días, y otros nunca contestan. A todos gracias por mostrarme cómo se debe ser, pero también lo que no se debe hacer.

Es increíble cómo una visita de un par de nietos –niño y niña– convierten un día gris, triste y aburrido, en uno alegre y luminoso. Llegan felices, lindos y bañaditos con sus almohadas, mochilas y tablets y sus risas como arrollitos de agua bajando del monte. Hacemos sus camas, les pedimos su pizza y vemos sus películas, Kart, Johnny English, y nos reímos juntos, ¿quieren nieve? ¡Sí! Y me siento útil y alegre de ser un pedacito de sus viditas nuevas, y al final escuchamos su reclamo ¡Ya queremos regresar a la escuela!  Era mejor enseñanza la educación de antes. Con el ejemplo, la confianza y el orden de la justicia que se sigue por convicción, basada en el respeto a la autoridad y en recompensas ganadas, no regaladas. Hay dirigentes a quienes los devora el ego y sus negocios pierden su vocación, al intentar hacerlos financieros pierden su ventaja natural que es: producir, vender y cobrar.  El regreso a lo básico no significa ser el más grande, aunque sí el más eficiente. Terrible pensar en los que se fueron y no van a regresar, sigan vivos o no. Todos tenemos que vivir con las cosas que llegaron solas, que no tocaron la puerta, que entraron sin pedir permiso y ahora viven aquí marcando su territorio. Desarma el silencio de quien te escucha, pero el halago o reconocimiento por pequeño que sea es de enorme significado y no cuesta nada.

A cualquier edad molesta la pregunta ¿qué edad tienes? prefiero suponer la edad que preguntarla, pues al conocerla hay un mutuo prejuicio. Es como despertar a las 05:00 am y pudiendo haber dormido un poco más, ves en el reloj que has dormido tus seis horas. Mejor sólo contestar: ya fui vacunado. No se puede juzgar a los mayores por su edad ni por su condición, algunos tienen el toque de exquisitez de la edad. Las pesadillas dejan secuelas, y se debe aceptar que cuando te dejó el tren o se te fue el avión, se debe dejar el lugar a los que vienen. Antes se decía: al ojo del amo engorda el caballo, hoy con el home office, la automatización y la tecnología, tal vez si dejas solo al caballo, engorda mejor.

Aceptar de frente un problema, que con trabajo, dedicación y talento se puede resolver poco a poco te mantiene vivo, inquieto y activo, y al final produce satisfacción. En cambio, mantenerse ajeno y tranquilo enmohece, limita y reduce la confianza y la capacidad de respuesta. Al vivir en la sorpresa con las cosas que se hacen  sin pensar, y al darte cuenta que estuvo bien hecho pues responde a un orden lógico. Entonces tú eres muchos tus, a veces uno actúa y los otros esperan.  

Desilusiona observar a personas supuestamente inteligentes apoyando ideas destructivas, anacrónicas y revanchistas, que con inaceptable poder absoluto están llevando a todo un país a la ruina y retroceso. El que exista una rama podrida en un árbol no justifica derribar todo el árbol, se debe podar sólo esa rama. En parte, la depresión  psicológica que nos aqueja los días en que no aparece el sol es por no saber la hora del día. Es como vivir de noche pero con un poco de luz natural. Podrás sentirte abrumado por los problemas y dificultades, mas no caer en  

quejas ni lloriqueos estériles.   

OpenA