OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Ser mujer hoyPor: Susana López Reséndez No es de LocosJueves, 11 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

¡Gracias por alzar tu voz!

Celebrado desde 1901, el Día Internacional de la Mujer se conmemora cada 8 de marzo en todo el mundo. Cuando era niña pensaba que se trataba de un día especial que festejaba meramente el hecho de ser mujer, pues en mi inocencia e ingenuidad aún no comprendía los problemas de la sociedad que con el tiempo fui viviendo.

Lo que originalmente comenzó como una lucha por subrayar la remarcada brecha de inequidad laboral -así como la búsqueda y posterior logro del derecho al voto de las mujeres-, hoy en día se ha convertido en una lucha distinta.

Aunque se sigue pretendiendo igualar la brecha salarial entre ambos sexos y que la mujer pueda aspirar a más puestos ejecutivos o científicos, la búsqueda se ha centrado en las agresiones diarias que se viven en la sociedad mexicana: en nuestro cuerpo y nuestra sexualidad.

Sin lugar a dudas, lo que ha marcado un irrevocable antes y después en mi forma de concebir el problema ha sido mi propia práctica profesional, donde he coincidido con niñas y mujeres que son, o en algún momento han sido, víctimas de agresiones.

He escuchado historias en las que las agresiones, tanto físicas como psicológicas, han tenido lugar en diversas situaciones cotidianas: la niña que fue tocada por su padrastro mientras dormía, la chica que se siente incómoda ante las miradas de su primo mayor, la mujer que mientras va en el metro nota cómo un desconocido acerca su cuerpo hacia ella de forma cada vez más sugerente.

La novia que es drogada y abusada mientras permanece inconsciente; la mujer que constantemente escucha que sus parejas se sienten intimidadas por su independencia; incluso la esposa que se mantiene dentro de una relación agresiva por dependencia económica.

Cada una de estas historias contiene un mensaje que se repite, invisible pero contundente: “Tú, mujer, eres inferior a mí, por ende, como hombre tengo la autoridad para hacer contigo lo que me dé la gana”. Definitivamente no basta un sólo día al año para conmemorar la lucha, y mucho menos, recibir un “Feliz día de la mujer”. Lo que se necesita arduamente es un cambio que conduzca a una sociedad con equidad de género.

Mujer, no dejes de alzar la voz y pon en palabras los abusos que has vivido. Enseñemos a nuestras hijas lo que no está bien, los nombres correctos de las zonas de nuestro cuerpo y, sobre todo, transmitámosles la confianza de que siempre podrán hablar sabiendo que serán escuchadas cuando algo no les haga sentir cómodas.

Porque #noesdelocos estar cansadas de ir mirando sobre tu hombro para evitar que alguien te siga mientras caminas, #noesdelocos identificar ideas retrógradas que solamente limitan la libertad de ambos géneros y por último, #noesdelocos alzar la voz, decir “no” sin sentirte culpable y poner límites claros a la hora de defender tu libertad y dignidad.

OpenA