icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Seamos honestos Domingo, 7 de Julio de 2019 01:25 a.m.

Comparto con ustedes un mensaje de Roberto Matosas –quien escribe para XEU Veracruz (www.bit.ly/2SEkmOU) sobre un tema crítico– que he escuchado y leído en un buen número de personas y de medios de comunicación: ‘‘Enseñar valores en un mundo dominado por la tecnología, resulta cada día más difícil. Vivimos en una sociedad frívola en la que priman la inmediatez y lo descartable. Todo es light, desde la comida, la ropa, hasta los valores. Por lo tanto, el compromiso de enseñar valores es aún mayor para los padres (abuelos, autoridades y medios de comunicación, añadiría yo) y docentes’’.

También recibí un excelente mensaje de un amigo-tocayo que resalta muy bien el concepto de honestidad. Resulta, me dice en su mensaje, que tres estudiantes no habían estudiado para tener los conocimientos necesarios para aprobar un examen. Así que decidieron no presentarlo, pero muchachos creativos al fin, elaboraron un plan. Se mancharon la ropa con grasa negra, aceite y nafta y fueron con el docente y le dijeron: ‘‘Profe, pedimos disculpas, pero no pudimos venir al examen, pues estábamos en una boda y, de regreso, el carro se accidentó. Por ello, estamos tan sucios, como puede usted ver’’.

El buen docente, muy listo también, entendió su problema y les permitió presentar el examen un par de días después, para que así se prepararan bien para el examen. Pasados esos días, fueron a tomar examen, ahora muy bien preparados porque ahora sí habían estudiado. El profesor los ubicó en aulas separadas y les aplicó un examen con sólo cuatro preguntas. 

‘‘En el evento en el que tuvieron ustedes el accidente: 1. ¿Quién se casó? 2. ¿A qué hora se accidentó el carro? 3. ¿Dónde exactamente se descompuso? 4. ¿Cuál es la marca del vehículo?

Al final del examen, el profesor puso: ‘‘si las respuestas son idénticas, estarán ustedes aprobados con la máxima calificación. Buena Suerte’’. 

Conclusión final de mi amigo-tocayo: ‘‘SER HONESTO significa elegir, no mentir, no robar, no engañar, sea cual sea el modo. Cuando somos honestos desarrollamos la fuerza del carácter y tenemos la confianza de las personas que nos rodean. Excelente enseñanza para todos’’.

Pero, sobre todo, el mensaje resalta que ante un mal comportamiento tiene que haber consecuencias, pues no hay mejor disuasión para las personas que cometen actos de ilegalidad que la sanción. Podemos tener los mejores sistemas, pero si la sanción no se materializa no se podrán evitar los actos de corrupción en nuestras comunidades, sin olvidar que delito que no se castiga, delito que se repite. Pero uno de los grandes problemas que tenemos en nuestro país es la impunidad ante los malos comportamientos que tenemos los mexicanos.

Si en el combate a la ilegalidad, a la impunidad y a la corrupción no hay consecuencias, los esfuerzos, las leyes y los reglamentos que se hagan para combatirla no serán suficientes. Ya Tácito nos decía hace 1900 años: “Cuanto más corrupto es el Estado (todos incluidos), más leyes tiene”.

Les vuelvo a compartir una antigua historia que se contaba allá por San Antonio de las Alazanas: resulta que un ranchero de ese rumbo se casó con una muchacha de Saltillo y se la llevo de luna de miel a su rancho. Los dos iban a caballo, pero curiosamente el de ella era más brioso de lo esperado, así que después de avanzar como media hora, el caballo tira a la recién casada al suelo. El muchacho la levanta con mucho cuidado, la sube a la silla y se enfrenta al caballo y le dice: ‘‘me debes una’’. Siguen avanzando y el caballo vuelve a tirar a la novia al suelo y se vuelve a repetir la misma escena, pero ahora el muchacho le dice al caballo: ‘‘me debes dos’’. Pero la tercera vez que el caballo tira a la recién casada, el muchacho la vuelve a levantar con cuidado, no la sube a la silla, la pone a un lado del camino, saca su pistola y le da un balazo en la cabeza al caballo, diciéndole: ‘‘la tercera es la vencida’’. Claro la recién casada se indigna con el muchacho, lo enfrenta y lo regaña. El muchacho con toda clama, le dice ‘‘me debes una’’.


OpenA