icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Sé el mar, no la ola... Por: Diego Díaz Si-nehLunes, 2 de Marzo de 2020 00:47 a.m.

“El mar no es nada más que sus olas. Y todas las olas del mar terminan chocando con lo que ellas mismas empujan y rompiendo.” - David Foster Wallace.

Waves ( Las Olas), tercer largometraje de Edward Shults. Seguimos la vida de Tyler (Kelvin Harrison Jr.) y Emily (Taylor Russell), dos hermanos criados por Roland (Sterling K. Brown) un padre de buenas intenciones, pero duro con su hijo y negligente con su hija. Cuando sus acciones empiezan a afectar en las decisiones que sus hijos toman, será una tarea difícil mantener a esta familia unida.

Este filme es brillante en varios niveles. Desde cosas tan simples como la relación de aspecto, que fue variando durante la película y nos presentaba con aspectos cada vez más angostos mientras la tensión iba creciendo; o los juegos de iluminación y colores brillantes, para resaltar la intensidad de las escenas.

Los colores utilizados me impresionaron. Hace tiempo no veía a una producción utilizar una paleta de colores brillantes de una forma tan ingeniosa y efectiva. Fue un refrescante descanso de la tendencia de colores obscuros, opacos y aburridos.

También se debe reconocer que es de las pocas películas que logra incluir el uso y mención de redes sociales (reales) sin que se sienta poco orgánico o forzado. 

Las tomas fueron siempre interesantes, creativas y significativas, hasta las más simples acciones, como correr, levantarse de la cama, caminar de un punto a otro, fueron grabadas de una forma llamativa y con una intención que se resaltaba por los ángulos. Varias tomas me dejaron preguntándome: ¿cómo lo habrán logrado? 

Los dramas familiares no son nada nuevo, pero lo que distingue a éste, de entre tantos otros, es la presentación tan única que tiene. El director realmente tiene una sensibilidad y un amplio conocimiento del lenguaje audiovisual que es fácil de ver en este proyecto y que lo eleva por encima de otros. 

La elección del elenco fue muy atinada por igual. Desde Alexa Demie hasta Renée Elise Goldsberry y Kelvin Harrison Jr., demostraron sus habilidades y lograron crear personajes muy creíbles y sinceros. Cada uno de ellos cumple una función y ayudan a comunicar el mensaje que quiere dar la historia.

Nos presentan a dos personas en circunstancias similares, afectadas por su entorno, pero con mentalidades fundamentalmente diferentes. Nos muestran como ambos pueden hacer un gran impacto en la vida de personas allegadas, ya sea positivo o negativo. Al final la diferencia está en lo que elegimos hacer. Todo lo que hacemos afecta, así como cada ola que conforma el mar, que ayuda a la creación de otras olas y a cambiar la corriente. Una cosa lleva a la otra. Pero el tipo de cambio que hacemos depende de nosotros. 

Una experiencia bastante sincera y emocional, que seguramente te robara algunas lágrimas, con una presentación muy diferente e innovadora. 8/10.

OpenA