OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
SarcasmosPor: Guillermo Fárber BuhederaMiércoles, 10 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

He oído hablar tan bien de ti, que creía que estabas muerto.

PUEBLO BONITO

Para el mahatleco promedio “Pueblo Bonito” es el nombre común de los hoteles de tiempo compartido, desde que esta cadena del paisano “El Neto” Coppel Kelly se creó hace unos 40 años. Ese nombre, empero, designa un asentamiento mucho más antiguo y lejano. Wikipedia:

“Pueblo Bonito fue un antiguo complejo habitacional que albergó a los antiguos indios pueblo, portadores de la cultura anasazi. Pueblo Bonito es la estructura más grande conocida en el Cañón del Chaco ( Chaco Culture National Historical Park), en la parte norte de Nuevo México. Esta estructura fue ocupada entre 828 y 1126. El nombre le fue dado por los exploradores españoles al ver la magnificencia de sus ruinas, aunque el nombre original no se sabe.

En enero de 1941, la pared denominada Threatening Rock (Roca Amenazadora), una sección del Cañón del Chaco conocida también como  tse biyaa anii'ahí (espacio de la roca inclinada) en idioma navajo, se colapsó, destruyendo parte de la estructura trasera de la construcción de Pueblo Bonito, llevándose consigo varios cuartos.

Los constructores de Pueblo Bonito sabían de esta amenaza, aunque de todos modos, decidieron construirlo debajo de la gran roca, que se alzaba unos 30 metros del piso, pesando aproximadamente 30,000 toneladas, lo cual compensaron construyendo un refuerzo estructural para el bloque.

La civilización de pueblo bonito floreció entre los años 800 y 1200. Esta civilización fue un importante centro comercial de turquesas, siendo la cultura tolteca su principal aliado en Mesoamérica para la comercialización de dicha gema, extendiéndose después en todo México y Centroamérica.

Las turquesas eran intercambiadas por guacamayas, campanas de cobre y otras artesanías, de las miles de cerámicas y piezas encontradas en excavaciones se pueden notar en su mayoría piezas de origen (indígena) mexicano, pronto al hacerse la turquesa tan común esta cultura comenzó a menguar en sus exportaciones, llegando casi a la extinción, dedicándose estos primero pobladores de América a otras actividades y emigrando a otros lugares de Nevada y Nuevo México. La cultura anasazi fue principalmente cosechadora de maíz; el comercio de estas piedras preciosas a pesar de haber desaparecido en la memoria de los pueblos mexicanos, si quedarían leyendas que en parte contribuirían al llegar los españoles con las leyendas de ‘las siete ciudades doradas’, motivándolos a buscar esas ciudades llenas de oro más al norte.

Sería un grupo de exploradores españoles, del cual no se tienen nombres, los primeros en redescubrir este gran edificio de más de 800 habitaciones, quienes llevarían las noticias. Más tarde los primeros exploradores de Nuevo México en busca de las siete ciudades de oro serían Fray Marcos de Niza, Álvar Núñez Cabeza de Vaca, Esteban el Moro y Francisco Vázquez de Coronado, quienes buscarían incesantemente las míticas ciudades encontrando dos de ellas Cíbola y Quivira pero sin oro alguno.

Sería hasta 1774 cuando don Bernardo de Miera y Pacheco identifica el Cañón del Chaco poniendo la palabra ‘Chaca’ en un mapa, la cual fue una transliteración al castellano para una palabra de origen navajo, para ‘Chacra Mesa’ y ‘Chaco’.

En 1849, el teniente del ejército EUA James H. Simpson acompañado de un guía del Pueblo de San Juan ( San Juan Pueblo) de apellido Carravahal (Carbajal), en una expedición militar llegaron al Cañón del Chaco, los cuales examinaron ocho ruinas entre ellas las de Pueblo Bonito, siendo estos los nombres que Carbajal dio en español como eran conocidos esos pueblos, en su reporte militar dio una breve descripción del Cañón del Chaco, con dibujos de R. H. Kern, Richard Wetherill y George H, un estudiante de historia natural, comenzaron las excavaciones de Pueblo Bonito en 1896, las cuales terminaron en 1900. Estas excavaciones fueron financiadas por B. Talbot Hyde y Frederick E. Hyde, Jr. de la ciudad de New York, quienes eran filántropos y coleccionistas.

gfarber1948@gmail.com

http://www.farberismos.com.mx/web/

OpenA