OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Revoluciones y evoluciones Por: Yanill Brancaccio Olmos La JirafaMartes, 8 de Diciembre de 2020 01:12 a.m.

Según los expertos, la raza humana no ha evolucionado desde que se le declaró homo sapiens sapiens; es decir, este homínido que somos ha sido el mismo (iguales características físicas) desde que la ciencia nos describió con ese nombre. Sin embargo, todo indica que no somos exactamente los mismos que hace 100, 200, 500 ó 1,000 años, hemos cambiado.

Somos el mismo zoon politikon que busca y rebusca soluciones a nuestros conflictos culturales, sociales, económicos y políticos. Sin embargo, lo que en recientes fechas –a juicio de esta Jirafa– no se ha logrado es dar un salto cuántico que provoque una verdadera revolución; una profunda evolución de nuestras estructuras institucionales.

Hemos estado oyendo durante los último años que el cambio no se ha dado, que han usurpado el poder, que falta legitimidad, que faltan propuestas reales que nos hagan pasar de este estado de incertidumbre cultural, social, económica y política a un estado más estable en el que el crecimiento de todos (y en todos los sentidos) se concrete de manera evidente: siguen habiendo grandes diferencias entre los países ricos, los países emergentes y los pobres, pero más radicales son aún las diferencias intestinas que existen entre los países emergentes y los pobres.

Para el caso particular de México, esta situación no es la excepción. Actualmente, más del 50% de su población padece algún tipo de pobreza: alimentaria, habitacional, educacional, ocupacional, de expectativas de crecimiento, etc., pero eso sí, se gastan fuertes sumas de dinero en propagandas de todo tipo para demostrar o que se está trabajando para abatir esos índices o que no se ha hecho lo suficiente (ni siquiera lo necesario) para combatir y disminuir objetivamente ese numerito.

Lo cierto es que ahora estamos (en México) en lucha, por un lado están los que dicen que sólo el pueblo puede salvar al pueblo, y por otro están los que dicen que la ciudadanía debe de tomar conciencia y manifestar por vía civilizada sus preocupaciones, exponer sus propuestas e incluso comenzar a tomar las riendas de ese poder real que tiene.

¿No se trata acaso de la misma gata pero revolcada?, ¿no pareciera que está hablando en ambos casos el mismo "líder"? ¿Cuál será la diferencia entre pueblo y ciudadanía?

Y si analizamos las propuestas o ambas posturas podremos concluir casi de manera inmediata dos cosas: 1) el que no esté a favor de mí está en mi contra y 2) todos los que no están de acuerdo con lo que digo son unos traidores. México se polariza.

Si se trata, pues, de hacer una revolución (que no es lo mismo a decir guerra), lo que se debe de buscar es generar un cambio. Toda revolución –además– es intestina; es decir, su origen es interno y lo que busca es generar un nuevo estado de cosas que lleve a mejores condiciones (culturales, sociales, económicas y políticas).

Si se trata de una evolución (que no sólo es un nuevo orden de cosas sino de un cambio óntico profundo) ésta debería de llevar –en nuestro caso– a otras y diametralmente distintas condiciones que las actuales (culturales, sociales, económicas y políticas). Es decir, en la revolución hay algo que permanece, en la evolución (transformación) se deja de ser ese algo que se era y surge un nuevo ser total y absolutamente que no tiene nada que ver con el que antes estuvo.

Y la pregunta que sigue es: queremos una revolución o queremos una transformación. Buscamos sólo nuevos estados de acabamiento o pretendemos llegar a ser con estos cambios algo que ahora no somos.

No nos vaya a pasar como aquel que queriendo cambiar se tiñó el pelo, se bronceó, se cambió de ciudad, incluso de trabajo y de apodo, pero nunca dejó de llamarle a su madre cada 10 de mayo, nunca dejó de gustarle la cerveza, nunca dejó de escuchar su música preferida y nunca dejó de ser aficionado al Cruz Azul; pero eso sí, ahora habla inglés y tiene carro nuevo.

OpenA