OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Reunión EUA-China. Pronóstico: intensa competencia y diplomacia coercitiva. Por: Enrique Alanis Carrera por el ImperioMartes, 23 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

El pasado 18 de marzo, EUA y China tuvieron su primer encuentro oficial bajo la administración del presidente Biden. La reunión fue entre cuatro autoridades de alto nivel de ambos países. Por parte de EUA participaron el secretario de Estado, Antony Blinken, y el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan. 

Representando a China estuvieron su ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, y el diplomático Yang Jiechi, exembajador de China en EUA con amplia trayectoria y conocimiento de dicho país. El secretario de Estado de EUA refrendó las posturas que anteriormente había hecho públicas, al criticar las acciones de China en Hong Kong, Taiwán y los ciberataques, entre otros temas, argumentando que las acciones de China "amenazan las reglas del orden que mantiene la estabilidad global". 

Por su parte, el exembajador de China acusó a EUA de "hipocresía" respecto a derechos humanos, trato a minorías, intervenciones militares, e inclusive criticó su "mentalidad de Guerra Fría" y añadió que EUA "no representa la opinión pública internacional". 

Vale la pena mencionar que previo a dicho encuentro, con el fin de fortalecer alianzas y alinear objetivos para la región, incluyendo a China como factor de riesgo, las autoridades de EUA visitaron Japón y Corea del Sur, y posteriormente el secretario de la Defensa, Lloyd Austin, visitó India. 

Mi análisis y prospectiva: El debate de señalamientos, diferencias, supuestos abusos de poder y críticas, no terminaría ya que ambas naciones recurrirán a situaciones complejas y argumentos, ya sea objetivos o subjetivos, para continuar atribuyendo injusticias y culpabilidad por causar problemáticas locales, regionales y globales. 

La primera diferencia que es irreconciliable es el sistema de gobierno de cada país, y ni uno ni otro puede imponerlo a su contraparte, ya que ambos defienden con argumentos sólidos un éxito relativo en cuanto a desarrollo, crecimiento económico, y gobernabilidad. La tentación por aludir a las diferencias recientes y del pasado como discursiva principal llevará a las partes a distanciarse aún más. Por décadas, EUA no había tenido la competencia significativa de una nación que amenazara su predominio global. Mientras EUA busca evitar competencia y bloquear a su contrincante, China busca administrar la contienda y mitigar los riesgos mientras continúa avanzando. Baja probabilidad que surjan grandes acuerdos entre estas naciones durante esta primera etapa de relaciones. Dado que la discusión y críticas fueron públicas, ninguna de las partes estaba dispuesta a conceder razones por temor a que se interpretara como debilidad. 

Probablemente las próximas reuniones serán privadas o muy limitadas a los medios, con el fin de poder discutir propuestas y negociar términos de la relación. No existe aún una nueva "Guerra Fría", ambos países son altamente interdependientes económicamente, pero sí existe una intensa competencia económica, tecnológica, comercial, militar y de hegemonía que seguirá incrementándose, y por ello, la diplomacia coercitiva será la estrategia común.

OpenA