OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Renovar... Por: Jaime Claudio Pérez García Ruta de ColisiónMiércoles, 25 de Noviembre de 2020 00:00 a.m.

Existe una notable similitud entre la arquitectura y la escritura, aquella avanza lentamente,  develando los espacios y sus relaciones en un proceso difícil y al final muy gratificante, es "la agonía y el éxtasis" igual al escribir, una idea, una palabra, un punto o una coma pueden lograr el significado correcto o inesperado mostrando estabilidad en el movimiento, en donde la honestidad y la ética si importan.

Más de la mitad de los afanes de un arquitecto o de un escritor son sueños que se quedan en el papel, con suerte algunos se hacen realidad, y con más suerte algunos superan las expectativas al producir sorpresas. En la arquitectura y la escritura dan pena las soluciones sobreactuadas, estridentes o recargadas, son un insulto a la nobleza original del refugio y a la eficiencia natural del quehacer humano. Según el Budismo, en la disolución del yo se descubre el final del sufrimiento, ya que todo proviene de la nada.    

Extraña paradoja es el hecho de que los egipcios, los toltecas, los griegos o los romanos  construían sus edificaciones con una visión más duradera en el tiempo, aun cuando vivían como personas muchos menos años que nosotros, tal vez entendían mejor el sentido de la eternidad y la trascendencia, que en la suma de pequeños detalles hacen significativa una cosa o una idea, las sutilezas y las diferencias a través de inminencias encubiertas, pues hoy que todo se anuncia como de "alta gama" ¿Habrá quien lo confirme o lo verifique?               

Existe el llamado diseño "contrafactual", basado en la "causa y el efecto" en el que no sólo se  observa lo que ocurrió, sino lo que podría haber ocurrido con otra solución. Es un replanteamiento prometedor al edificar ideas o espacios físicos, es una literatura y una arquitectura renovadas, frente a las nuevas etiquetas de usos y comportamientos en los espacios físicos y mentales: separación y apertura, flexibilidad ante usos inesperados, ventilación e iluminación, materiales naturales y lavables, énfasis en la salud física y mental, y autorregulables, pues en el punto culminante de una crisis, procedemos siempre por impulso. La labor de síntesis debe ir acompañada de un buen borrador, que al reducir logre el espacio o el texto justos, en su mínima expresión, sólo cumpliendo lo que se espera, sin decoraciones ni excesos que solo confunden, distraen, y cuestan. Y sin olvidar que lo bello y bien planeado cuesta menos que lo feo y descuidado.

El arte surge mediante obras singulares a través de figuras sutiles que el ojo apenas capta, donde el espacio o el texto sean lo más escuetos posible. Simplificar el resultado al abandonar la forma pero conservando la línea, pues la peor nostalgia es la que añora lo que no ha sucedido. Y se pueden romper las reglas sólo si se consigue algo mejor y más ventajoso, porque tal vez tú, empeñado en creer que la gente quiere tener esa experiencia maravillosa que crees que les puedes ofrecer, y no, realmente no les interesa.     

Me inquieta la actitud de algunos abogados y médicos que creen tener siempre la razón, nadie les discute nada aun habiendo cometido errores. En cambio, todo mundo se siente arquitecto, o decoradora o árbitro del buen gusto y la elegancia. Todo está en respetar los otros puntos de vista al  tener la mente abierta a todas las opiniones, pero no tanto para que no se te salgan las ideas. 

"La sencillez es la clave de la verdadera elegancia".- Coco Chanel.

OpenA