OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
RENACER... Por: Jaime Claudio Pérez García Ruta de ColisiónMiércoles, 17 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

No se pueden imponer las normas de hoy a las acciones del pasado. Antes, cuando no existía la fotografía seguramente las personas eran menos conscientes de su propio envejecimiento, pues no quedaban pruebas documentales de su aspecto físico en su pasado, y hoy que persiste la obsesión por el envejecimiento natural de la edad, el miedo es lo que nos mueve o nos detiene, miedo a perder o a no conseguir algo: seguridad, prestigio, dinero, amor, trabajo, etc.

Nos mantiene limitados y paralizados, pero al aceptarnos como somos, y no como otros quisieran que fuéramos, y olvidar el pasado porque aquellos no éramos nosotros. Surge la humanidad que hay en el derrumbe de una certeza, donde cada vez se siente menos y se recuerda más, pues los recuerdos son el idioma de los sentimientos

La gente adora las historias de redención, y a todos nos gustaría estar en las historias que leemos, vemos y escuchamos. Estimula la compañía de personas que inspiran temas de conversación, en donde un tema lleva a otro y no terminan, se construyen momentos luminosos e inteligentes, una historia dentro de otra historia, son las cosas que valen la pena, en la confianza, que es un recurso no renovable. Lo importante son las personas y sus emociones, de eso está hecha la vida, que pueden desembocar en la calidez o el desapego, y es ahí donde aparece la fragilidad de las relaciones humanas. Admiro el tipo de personas que se propone un objetivo, y no descansa hasta que lo consigue. 

En la mañana, cuando despierto y escucho el canto, de los pájaros afuera sobre el tejado, y trato de mantenerme ajeno a las mentiras y a los discursos de odio, a las engañosas y aburridas campañas políticas, casi solo leo los encabezados de la prensa, y jamás veo conferencias de prensa arregladas. Y es Irónico, pero a veces esas actitudes vacías y mediocres, ilustran y  son más útiles que algo autentico y memorable. Procuro aquí recordar aquello de "seguimos siendo amigos, a pesar de que ya nos conocemos" Son los momentos de gestación, donde todo son dudas e incertidumbre.     

Al encontrar algo por accidente, sorprende confirmar cuántas cosas se han dado de esa forma. Cerrar las puertas, los frascos, las botellas, acomodar las cosas siempre en el mismo lugar para encontrarlas fácilmente cuando se necesitan, todo esto es una actitud de orden físico que lleva al orden mental a la disciplina y a la claridad de comportamiento. El orden es condición del éxito, aunque yo no tengo metas, tengo sueños de caminos por recorrer.  Es curioso como las ideas van tomando su lugar y se acomodan por sí solas, que es cuando nada es lo que parece, y se cierra una puerta pero se abre una ventana. Pagas por el acceso, no por la exclusividad

Hoy, con estos encierros, la palabra escrita cobra nuevo sentido, pues hay más tiempo para poner atención a las frases en los libros, los periódicos y las revistas. Entrenando la memoria pues se agota si no se mantiene activa. Así, escribir se convierte en un ejercicio de entrenamiento de la memoria. Cada vez hay menos cosas que atrapan mi atención, y sin menospreciar pero se ha diluido la calidad, la inteligencia es cada vez más escaza. Y cuando solo se intenta impresionar, lo único que se logra es el ridículo. Todo mundo busca atención, creen que lo que pueden decir vale más que lo que pueda decir otra persona. No tenemos tiempo para los otros, pero si exigimos tiempo para nosotros mismos.

    La mala suerte llega por sí sola, a la buena suerte hay que trabajarla.

OpenA