OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Regulación global de datos privados. Por: Enrique Alanis Carrera por el ImperioMartes, 16 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

Los modelos de negocio de las grandes empresas de tecnología han logrado monetizar el acumulamiento de datos personales e información que los mismos usuarios alimentan a sus herramientas. Los patrones de consumo, gustos y preferencias, rutas de recorridos, expresiones, fotografías y videos, consultas, lecturas, relaciones, intereses, etc., son analizados para proveer al usuario el mercadeo y ofrecimiento de productos, servicios e información acorde a su perfil e interés.

Con el fin de legislarlo, existen actualmente al menos tres enfoques que gobiernos de potencias globales están implementando para sus ciudadanos y las empresas de tecnología.

EUA procura mediar los intereses de usuarios así como de las empresas de tecnología, China prioriza el control y utilidad para el Estado, y la Unión Europea lo está perfilando como parte del marco de derechos humanos individuales. 

Mi análisis y prospectiva: La gobernanza del Internet y el uso de la información privada son temáticas que todo país tendrá que decidir y legislar en algún momento, así como adaptar y actualizar constantemente. El debate surge al considerar si el historial de información de cada usuario, que en teoría permite a las herramientas ser más eficientes para ofrecerle una mejor experiencia de uso, es de libre acceso y uso por parte de las empresas de tecnología o inclusive el gobierno.

También se debate el grado de facultades y propiedad que el usuario debe tener para el total control y privacidad de su información, es decir limitar, borrar, o prohibir su uso.

El llamado "Internet de las cosas", que permite la masificación de conexión a Internet de cualquier objeto para registrar e informar su uso, potenciará la producción de información personal. Los tres enfoques mencionados servirán como modelo para otros países, y en dicha decisión se privilegiará la preferencia hacia ciertas empresas y tecnologías de origen estadounidense o chino o de otro país.

Las empresas de tecnología además tendrán el reto de adaptar aún más versiones diferenciadas de sus herramientas para cumplir con regulaciones locales y poder operar en la mayoría de los países, ya que es baja la probabilidad de poder lograr un acuerdo de un marco legal global común.

China continuará privilegiando la preferencia y utilidad para el gobierno. EUA será el país que más apoye o menos afecte a las empresas de tecnología, ya que las más grandes en cuestión de ganancias y usuarios a nivel global se encuentran en dicho país, además que la información personal de ciudadanos y extranjeros les es útil. El tipo de sistema de gobierno, es decir desde democracias hasta autocracias, será el factor principal para definir en cada país la regulación y uso de los datos privados de sus ciudadanos.

OpenA