OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Regresar a casa Por: Javier Gutiérrez El momento presenteMartes, 1 de Diciembre de 2020 00:43 a.m.

Tu cuerpo está en el presente, pero tu mente ¿en donde está?, solemos estar muy lejos de nuestro cuerpo perdidos en los pensamientos.

En las tradiciones orientales contemplativas suelen decir que el cuerpo es el vehículo de nuestra consciencia, pero este vehículo es muy común que sea descuidado por su propietario, lo que genera estados de malestar e incluso de trastornos en la salud.

Nuestro cuerpo generalmente lo atendemos de forma automática, lo levantamos, lo duchamos, lo arreglamos y lo alimentamos de manera bastante mecánica.

Es común que estemos atentos o llevemos atención al cuerpo hasta que nos duele o sólo cuando nos accidentamos valoramos sus funciones, desgraciadamente cuando caemos en este hábito será más difícil la atención.

Cuando practicamos mindfulness, nos vamos vinculando con nuestro cuerpo de una forma sabia y consciente. De hecho, si deseamos aprender el arte de la atención plena o mindfulness, iniciamos con un ejercicio que llamamos escáner corporal.

En el escáner corporal, la persona se recuesta boca arriba, con sus piernas extendidas y sus brazos a los lados de su cuerpo y cerrando sus ojos comienza a llevar la atención a diferentes zonas de su cuerpo que en el audio se van mencionando durante un tiempo aproximado de veinte minutos que es lo que dura el ejercicio.

Los testimonios sobre el ejercicio son todo un abanico de comentarios, pero, aunque son muy diversos de persona a persona, suelen tener el común denominador de un mayor conocimiento, pero sobre todo reconocimiento del cuerpo y sus funciones.

Yo suelo mencionar que este ejercicio tiene tres beneficios:

El primero es que cada vez que estamos atentos al cuerpo estamos conectados al momento presente, ya que, por supuesto, nuestro cuerpo siempre esta en el presente. Y cuando estamos enfocados en el presente tenemos apagado nuestro piloto automático y el estrés que este conlleva. De hacer un hábito este ejercicio a base de repetición, lograremos apagar el piloto y enfocarnos en el presente con gran facilidad.

El segundo es que vamos aumentando nuestra autoconciencia y nuestra sensibilidad corporal, lo cual es altamente efectivo para detectar en etapas tempranas algún trastorno. Lo anterior es porque muchas veces nuestro cuerpo nos avisa de algún daño cuando va iniciando con síntomas muy sutiles que, si no estamos atentos, pasamos por alto lo que sigue dañando a nuestro cuerpo, pero el escáner nos brinda una mayor capacidad de reconocimiento oportuno.

Y el tercero es que aumenta nuestra aceptación a cualquier experiencia, algo que podemos llevar a la vida misma generando una poderosa ecuanimidad.

Así que, si deseamos alcanzar un mayor bienestar, visitemos más seguido a nuestro amigo, el cuerpo y cuidémoslo plenamente.

Hasta el siguiente momento presente.

OpenA