OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Reflexión Sábado, 9 de Noviembre de 2019 02:00 a.m.

Conmovido aún por el repentino fallecimiento de nuestro querido amigo, ciudadano ejemplar, hombre de bien y gran aficionado en el mundo de la fiesta de los toros, el ingeniero Edmundo Javier Gil García, me he reencontrado nuevamente con el triste vacío que queda en el alma cuando alguien tan cariñosamente entrañable y de tan inmensa estatura moral, se nos adelanta al llegar al final en el camino de la vida.

Ante el emotivo y aciago trance de esta despedida, hemos encontrado la reconfortante serenidad y la paz en la palabra del presbítero Pablo Mejía, que al oficiar las exequias nos aseguró que el querido ingeniero Gil ha acordado su partida ante el Creador en la seguridad de que al lado de sus amigos Armillita, Garza, Gaona, Manolete, Miguel y muchos otros toreros, ahora él ocupa una privilegiada barrera en el primer tendido del cielo para seguir disfrutando de su amada fiesta brava; en tanto que nosotros, los que aún tenemos una misión por concluir en el plano terrenal, hemos de continuar en la cotidiana brega de la reflexión que nos permita la construcción de una sociedad mejor.

Y ante el encontronazo circunstancial entre la sensibilidad de las emociones y los deberes y compromisos contraídos para cubrir este espacio, por hoy me declaro incapaz de poder hacerlo con la claridad, objetividad y equilibrio que este quehacer exige. Por tanto y ante la venia de mis editores, cedo el resto de este espacio ,y por esta ocasión, a un texto que ha  llegado a mí a través de otro apreciable amigo personal, el matador de toros en el retiro  Gustavo Garza y que sin saber el origen de su autoría, nos invita a reflexionar no sólo sobre la dificultad económica por la que atraviesa nuestro país, sino también por la pobreza mental que habita en cada uno de nosotros.

-Juan, un mexicano le escribe a su amigo paisano, es decir, también mexicano, pero éste radicado en Alemania: "Hola, Pedrito; tú que estás allá, ¿por qué crees que los Mexicanos somos tan pobres..?

En respuesta Pedro contesta: "Juan... ¿Cómo puedes llamarte pobre, cuando eres capaz de pagar por un litro de gasolina más del triple de lo que pago yo y te das el lujo de pagar tarifas de celular 80% más caras de lo que me cuestan a mí...?

"Ustedes pueden pagar comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito del triple de lo que cuestan acá en Alemania. Por un auto que yo pago 20,000 euros, tú pagas 38,000 y eso es porque tú sí puedes regalarle 18,000 euros al gobierno, que nosotros no podríamos...

"Si por ejemplo, tú quisieras venir a verme, tu puedes pagar un pasaje aéreo mucho más costoso que el que yo podría pagar si quisiera ir a verte, por eso las aerolíneas se ven obligadas a venderlos más baratos aquí...

"Juan, ¡realmente no te entiendo! Los pobres somos nosotros. Por eso el Estado Alemán, por nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 4% de IVA y no el 19% como a ustedes los ricos que viven en México. Ustedes tienen ´Impuestos al lujo´ como los de la gasolina, el alcohol, los cigarrillos, los vinos, etcétera, que alcanzan hasta el 320% del valor original de dichos productos y otros como a las ganancias, impuesto sobre automóviles, impuesto a los bienes personales, etcétera, si ustedes fueran pobres, cómo pagarían tal cantidad de impuestos...?

"¿Pobres dices? Un país que es capaz de pagar impuesto a las utilidades aun cuando no las hay, porque el gobierno cree que los negocios de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias a pesar de los saqueos, asaltos, corrupción, huelgas y todo lo que allá se vive, ¡es porque ustedes nadan en dinero!

"Los pobres somos nosotros, los de Alemania. Aquí si ganamos menos de 3,000 euros al mes (unos $65,000 pesos), pero no podemos pagar impuesto sobre la renta; en cambio ustedes sí lo pueden hacer.

"Ustedes, además, se dan el lujo de pagar seguridad privada, mientras que nosotros debemos conformarnos sólo con la policía. ¡Ustedes envían a sus hijos a colegios privados! Acá en Alemania somos tan pobres, que las escuelas públicas nos prestan los libros de estudio, previendo que no tenemos plata para comprarlos.

"Me asombra la riqueza de los mexicanos, que son capaces de pedir un préstamo pagando 20% anual de intereses. Aquí en cambio, apenas podemos pagar un 8% anual. Pero hay otros en peores circunstancias que nosotros. Mis amigos de Escocia, por ejemplo, me dicen que sus préstamos hipotecarios a 30 años se otorgan al 3% anual, o sea, son más pobres aún!

"Supongo que, como todo rico, tienes un auto por el que pagas 8% ó 10% anual de seguro sobre el precio del vehículo; cuando yo sólo puedo pagar $350 dólares al año. Y, como evidentemente te sobra la plata, tu sí puedes hacer pagos anuales de $1,700 dólares por eso que llaman impuesto al rodamiento, mientras que acá no podemos darnos esos lujos y, cuando mucho, pagamos 15 euros anuales por el sticker (derecho vehicular) sin importar qué auto manejes. Pero claro, eso es para países pobres, en los que sus habitantes no tienen los vastos recursos que tienen los mexicanos.

"Dime, entonces, ¿quién es el rico, y quién es el pobre?

"Me contaron, también, que a los funcionarios estatales, el pueblo les paga grandes salarios, lo cual no estaría mal, pero lo hacen sin exigirles resultados y que los recursos públicos alcanzan además para sobreprecios, desfalcos, corrupción, etcétera... ¡Ah! Y si no les alcanza, ellos, con gran eficiencia y rapidez, tramitan una nueva reforma tributaria y con eso queda solucionado el problema. Y como nadie protesta, pues es tanto el dinero que tienen los mexicanos, que qué importa unos pocos impuestos más. También sé que hay privilegiados que no pagan impuestos, porque con lo que pagan unos pocos es suficiente...

"Por último, más del 20% de la población económicamente activa en México no necesita trabajar, ya que a ellos les pueden subsidiar todo: vivienda, educación, salud, servicios públicos y, además, el estado les da una plática para unas cervecitas por si les da mucha sed; sólo es necesario pedirles a cambio del viático, una muestra de participación democrática. Acá en cambio, sólo hay un 8% que puede vivir sin trabajar. ¿No te parece que vivir sin trabajar es un lujo de ricos?

"¡Vamos, hermano, reconoce! ... Te quedaste en México porque eres rico. Los pobres  vinimos a probar suerte a otros lados.

"Bueno, Juan, te mando un abrazo; espero que me cuentes cómo les va con las próximas elecciones presidenciales y con la inminente reelección. Lo que sí es seguro es que te aumentarán los impuestos. Pero no te preocupes. Eso no es un drama cuando se tiene dinero para pagarlos.

"Atentamente: tu pobre amigo inmigrante".

Por hoy es todo, amable lector, de verdad, quizás este texto nos ayude a reflexionar sobre la ubicación de la verdadera y auténtica pobreza que habita en nuestro país. Esperando que sea para usted un fin de semana pleno, nos leemos en cabritomayor.com, donde podrá encontrar todas nuestras columnas políticas, además de las más importantes noticias, artículos y reportajes taurinos, amén de que en Crack nos tendrá el próximo viernes en "Por los senderos taurinos" y aquí mismo el próximo sábado.

OpenA