OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Reapertura definitiva o matar la economía Por: Guillermo Barba Guillermo BarbaLunes, 15 de Febrero de 2021 02:00 a.m.

La semana pasada la economía del centro del país recibió por fin una buena noticia: el gobierno de la CDMX autorizó la reapertura de centros comerciales y tiendas departamentales como parte del programa Reactivar sin arriesgar. 

La semana anterior reabrieron en el Estado de México (aunque sólo de lunes a viernes), y por fin se sumó la capital que pasa además a "semáforo naranja". ¡Más vale tarde que nunca! 

Afortunadamente, se están comenzando a corregir errores del pasado como limitar los horarios, lo que lejos de ayudar, puede afectar más porque se concentra más gente en un menor tiempo. Ahora los comercios pueden abrir hasta 24 horas de martes a domingo –no hay una explicación pero deberán cerrar los lunes–, y operar con un aforo del 20%, nada más. 

Sólo podrá ingresar una persona por familia y el uso del cubrebocas será por supuesto, obligatorio. 

En casi todo México ya que se cometió dos veces en menos de un año el error de decretar la suspensión forzosa de actividades, consideradas de forma arbitraria como "no esenciales", lo único que queda es tratar de corregir lo más rápido que se pueda, pues tan importante como la salud, es el sustento. 

Todos tenemos que trabajar para ganarnos la vida, y cerrar por decreto la economía es como dispararse en el pie, porque eso crea otra crisis desde dentro además de la sanitaria, que vino de fuera. 

Ese error que por desgracia han cometido todos los gobiernos locales en México –sin excepción de colores partidistas–, se calcula que nos costará que al menos 10 millones de mexicanos más caigan en pobreza.

Dicho de otro modo: además de que miles han (hemos) sufrido pérdidas irreparables de seres queridos, miles más deben lidiar con la pérdida de sus fuentes de ingresos y arreglárselas para sobrevivir como puedan. ¡El peor de los escenarios!

A diario siguen cerrando miles de empresas y negocios de todo tipo, incluyendo restaurantes, grandes cadenas de cine, comercios, escuelas particulares, etc. La mayoría de ellas, empresas que eran sólidas financieramente hablando antes de la pandemia, pero que fueron condenadas a la ruina por un pésimo manejo político-económico de la crisis sanitaria.

Por eso, si está en nuestras manos ayudar a reactivar la economía, seamos solidarios y hagámoslo, tanto con el trabajo cotidiano como con nuestras compras. Hagámoslo de manera responsable para cuidar nuestra salud, pero en la medida de lo posible regresemos a nuestras actividades al máximo posible. 

Sólo si más y más mexicanos regresan a sus labores podremos evitar que miles más se queden con hambre y en la pobreza, y evitaremos que se pierda el esfuerzo de millones que cada día ponen lo mejor de sí en sus negocios, que son su vida. 

Y a las autoridades locales, ojalá que no tropiecen por tercera vez con la misma piedra de cerrar todo, porque la economía –que son personas ejerciendo su derecho a dedicarse a lo que quieran mientras sea legal–, no aguanta más.

OpenA