OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Quien nace autoritario, autoritario se queda Por: Óscar Tamez Política e HistoriaViernes, 8 de Enero de 2021 02:00 a.m.

Donald Trump atizó a sus "trumpzombis" para que tomaran el capitolio, facilitó el acceso de ellos al recinto y excitó su fanatismo exacerbado, finalmente hubo en un día cuatro muertes, todas a causa del mismo problema: la intolerancia, el autoritarismo, la mentalidad absolutista del gobernante.

Levitsky y Ziblatt en su obra Cómo mueren las democracias identifican algunas características en el autoritario o tirano, entre ellas: rechaza las reglas democráticas con las cuales juega, alienta la violencia contra los opositores y motiva a restringir las libertades a los opositores, incluidos los medios de comunicación.

Las condiciones anteriores se registran en la personalidad del presidente norteamericano, un personaje acostumbrado a hacer su voluntad sin mediar concesión alguna.

Mi abuela Juana decía: "los burros se juntan pa´ rascarse", expresión que en el lenguaje campirano norestense significa: los iguales se identifican entre sí y se encuentran cómodos entre ellos.

El mandatario mexicano, en su mañanera del jueves posterior al acto violento y antidemocrático, manifiesta dos expresiones contradictorias entre sí: con el mejor de los tactos y respeto a la soberanía de la política interna en las naciones, señala que no opina sobre la violencia de los "trumpzombis"; en contraparte, sobre el mismo tema, cuestiona que la empresa Twitter censure y congele por 12 horas la cuenta del mandatario republicano, con lo cual toma partido en el conflicto interno de EUA.

Es políticamente incorrecto lo asentado, ataca a la empresa por hacer valer sus políticas de conducta y censurar a quien las trasgreda, sea o no presidente. 

La libertad es el principio de la democracia, pero la libertad dentro de normas colectivamente establecidas, sin privilegios ni canonjías por ser poderoso política o económicamente hablando.

Por sobre la destrucción del recinto representativo del soberano en EUA, el asunto recae en las culpas del incitador, quien desdeñando el bien de la nación a la cual juró proteger, fomenta la guerra civil interna.

Alguien dirá que es exageración hablar de guerra civil interna, sólo podría argumentar que volteemos a México y ver la forma en cómo la 4T incita a la violencia de los suyos contra los diferentes ideológicamente hablando, lo mismo que hacen los fanáticos de derecha contra los afines al presidente, esto es antesala a una guerra civil.

Trump, lo mismo que la 4T son autoritarios y populistas, reúnen las características que Levitsky y Ziblatt utilizan para este perfil: "suelen ser políticos antisistema..., que libran una guerra contra lo que describen como una élite corrupta y conspiradora".

En EUA el mandatario avivó el odio racial contra afroamericanos y latinos, dio rienda suelta a grupos sectarios encapuchados contra el resto de la población que es diferente en raza, color o pensamiento.

En México sucede lo mismo, se alimenta el odio contra los diferentes, lo mismo por ser profesionista prestigiado que empresario, periodista o simplemente un creyente de las libertades por sobre las igualdades.

Ser autoritario es un asunto de personalidad con características de tirano, lo mismo en la nación más poderosa que en nuestro país o en cualquier ínfima agrupación civil, académica o política.

Quien se alimenta del poder no lo comparte y termina envenenada o envenenado del mismo, odiando a quienes les disputan ese poder y desestimando los triunfos democráticos donde los resultados les son adversos.

Vea las agrupaciones y asociaciones donde usted participa, siempre habrá una o un tirano en potencia.

www.estudiospoliticos.mx 

www.Twitter.com/@EstudiosMx 

www.Facebook.com/EstudiosPoliticos.mx

OpenA