icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Querer es poder Por: Diego DíazLunes, 2 de Diciembre de 2019 00:00 a.m.

Motherless Brooklyn (Huérfanos de Brooklyn) dirigida y estelarizada por Edward Norton. Basada en la novela de Jonathan Lethem y adaptada a los 50´s.

Lionel Essrog (Edward Norton) es un detective priva- do con memoria eidética que sufre de síndrome de Tourette. Después de que Frank Minna (Bruce Willis) es asesinado, en un trabajo que salió mal, Lionel se propone resolver el misterio de quién o quiénes fueron y por qué razón. Sin saberlo él termina en medio de un conflicto más grande que es la clave para entender lo que sucede en Nueva York.

Edward Norton luce sus habilidades como director al coordinar tantas líneas de acción que adaptó a pantalla y logró que la historia siguiera siendo algo coherente, comprensible y, sobre todo, interesante.

La interpretación de Edward Norton es fantástica, logra crear un personaje real y convincente, cuya per- sonalidad no se reduce simplemente a su condición. El mismo actor/director llegó a comentar en entrevistas que parte de su motivación era probarse como actor. El ego de querer un rol difícil.

El resto de elenco es fantástico, tenemos a Willem Dafoe, Gugu Mbatha-Raw, Michael Kenneth Williams y hasta Bruce Willis. Y todos funcionaron muy bien con Norton en pantalla. Todos tuvieron sus momentos y sus roles clave, ayudando a que la historia tuviera más dimensiones.

El problema es que la mayoría de los personajes no son tan memorables como nuestro personaje principal, se llegan a sentir un poco más blandos en comparación.

A pesar de que hay momentos sorpresivos y memorables, hay algunas cosas que no tienen el suficiente peso, eran predecibles o simplemente parecen haber salido de ningún lado, ya que no hubo acontecimientos o pistas que lo anticiparan.

Una cosa buena, y mala a la vez, fue que en los primeros minutos hay una escena que de lo más memorable que he visto en un mucho tiempo. Es simbólica y espectacu- lar. El único problema es que no hay más escenas como esa en la película por lo que termina sintiéndose un poco fuera de lugar.

La historia es un bello homenaje a los "filmes noir" con un intrigante misterio que toma buen rato comprender

y se va desenvolviendo lentamente en el transcurso. Lo mejor es que aún cuando la verdad ha sido revelada eso no el fin ni la solución a todo. No es una historia de ir de punto "A" a punto "B", tiene varios giros y da la sensación de que puede ir a cualquier lado.

Esta película sin duda es todo un logro para nuestro protagonista y director. Tiene sus puntos débiles pero la historia no deja de ser interesante ni una excelente adaptación original. Vale la pena ir a verla, especialmente si son fanáticos de las interpretaciones de Edward Norton o el cine "noir". 7/10.

OpenA