icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Qué significa México?Domingo, 27 de Septiembre de 2015 01:22 a.m.
Una búsqueda en la red nos lleva casi siempre a la misma respuesta: “El lugar en el ombligo de la luna”. ¡Urge entonces conocer una historia que sucedió en la segunda mitad del Siglo XX!

Me hubiera gustado estar ahí, la noche del 10 de abril de 1962 en la sala de conferencias de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. El Dr. Gutierrez Tibón, italiano radicado en nuestro país y reconocido por su pasión para encontrar el origen de palabras, exponía ante un selecto público su hipótesis acerca del significado de México. Diseccionó la palabra así: Me (luna), Xi (ombligo), Co (lugar); de modo que “todo estaba claro”, México no podía significar otra cosa más que “el lugar en el ombligo de la luna”.

Con lo que Tibón no contaba, era que entre los oyentes estaba el Dr. Juan Luna Cárdenas hablante natural de lengua náhuatl, pero sobre todo, un estudioso investigador que alcanzó reconocimiento internacional en el terreno de la filología e historia de la cultura azteca. El Dr. Luna reprochó a Gutierre Tibón su falta de rigor filológico; se dirigió al pizarrón y escribió Metz-i-ko, diciendo: “¡Aquí no hay ningún ombligo!”. “¡Sí lo hay!”, replicó Tibón, escribiendo la sílaba “TZX”. Luna lo atajó diciendo: “No hay tal combinación de letras en náhuatl, o ¿usted conoce palabras que la contengan?”. Tibón no pudo contestar y molesto, dio por terminada la discusión arguyendo que no era el foro ni el momento adecuado para un debate.

Calmados los ánimos, Manuel Ramírez Arriaga, en aquel entonces presidente de dicha sociedad, hizo la invitación al Dr. Juan Luna Cárdenas para que en otra reunión expusiera su punto de vista. El Dr. Luna aceptó, pero por razones que desconozco, tuvieron que pasar más de cuatro años para que esto sucediera.
El 5 de julio de 1966, en el mismo escenario tocó al Dr. Luna explicar el significado de México. Su propuesta rompe paradigmas de la historia que siempre nos han contado. Asegura que Aztekatl es el nombre de una raza que extendió su presencia en todo el continente. Una de sus principales ramas, la Aztekatl-Tultekatl, floreció y fundó un gran imperio. Su centro estaba en Tullan (hoy Tula, Hidalgo). Una gran invasión de hordas Atapazkah que provenían de tierras del norte del continente (a esta familia pertenecieron los apaches y los navajos), terminó con este imperio, ocasionando la diáspora de los clanes que lo conformaban. Éstos huyeron por diferentes rumbos en busca de nuevos sitios para establecerse.

Una de estas tribus, tenía como numen o tótem protector a Metztli (la luna), algo así como hoy existen pueblos que se encomiendan a algún santo cristiano. Por eso, Metzitli, era nombre honorable que fue tomado por un importante caudillo de este clan. Se distinguió por ser un gran guerrero y un gran líder y por portar un tridente como arma, también fue conocido como Witzilo Poçtli (El joven armado del tridente) y no Huitzilopochtli, como mencionan otros historiadores. Del nombre de este caudillo, el grupo tomó nombre y pasaron a ser los Metzikah. Otro importante personaje fue el caudillo Tenoçkatl, hijo del Wewe Tenoçkatl, jefe del ejército que en vano defendió la Confederación Tultekatl contra la invasión bárbara. A su muerte, su hijo tomó el mando y haciendo honor al dicho que reza: “hijo de tigre pintito”, fue de los que condujeron e impulsaron al derrotado clan en la búsqueda de un nuevo sitio para establecerse. La influencia de este personaje, valió para que esta tribu también fuera conocida como Metzikatl- Tenoçkatl.

Estos dos personajes de carne y hueso: Metzitli (Witzilo Poçtli) y Tenoçkatl, muy importantes en la historia metzikatl, fueron quienes inspiraron el nombre de la gran urbe, Metziko- Tenoçtitlan, que vio vivir a este pueblo en su máximo esplendor. Así las cosas, el significado implícito en el nombre Metzico, es “El lugar de los Metzikah, los seguidores de Metzitli”; mientras que Tenoçtitlan debe entenderse como: “Lugar principal de Tenoçkatl”. Podemos ahora también decir que en México ¡no hay ningún ombligo!... bueno, en la palabra.
OpenA