icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Qué pitos toca el enviado de Napoleón Gómez Urrutia en el conflicto de las maquilas de Matamoros que hoy se fueron a huelga?Sábado, 26 de Enero de 2019 01:04 a.m.

Desde ayer a las 2 de la tarde, 45 plantas maquiladoras de Matamoros están en huelga debido a que los representantes patronales y sindicales no se pusieron de acuerdo respecto a las demandas de los segundos y las propuestas de los primeros.

El 19 de este mes hubo un entendimiento que evitó el estallamiento. A la mesa se sentaron los representantes del Sindicato de Jornaleros, Obreros Industriales y de la Industria Maquiladora encabezados por el secretario general Juan Villafuerte, y por el lado patronal estuvieron Rocío Gómez, de la empresa ABB; Andrea González, de Aptiv; Nury Guajardo, de Ideal Tridon; Jesús Ayala, de Trico, Verónica García, de Inteva y Claudia de la Garza, a nombre de Index Matamoros.

En esa ocasión se acordó negociar empresa por empresa las exigencias grupales de los trabajadores, consistentes en un 20% de aumento salarial y prestaciones económicas, así como un bono de $32,000 pesos. Las empresas ofrecen 8% y prestaciones incrementadas mediante el análisis de caso por caso.

Como mediador en esa reunión estuvo Alfredo Domínguez, subsecretario del Trabajo a nivel federal y parecía que se evitaría el paro general. Pero todo fue que el día 20 aterrizara en Matamoros Javier Zúñiga García, representante personal de Napoleón Gómez Urrutia, senador por Morena, para que la situación empeorara.

Apenas pisó suelo tamaulipeco, Zúñiga García convocó si en aval del gremio, a una concentración en la plaza Miguel Hidalgo, a la que acudieron en masa militantes de Morena, y desde esa callejera tribuna alentaron a los trabajadores de las maquiladoras a ir a la huelga.

Entre los líderes de Morena que apoyaron al ujier de Gómez Urrutia, perdón, a su enviado, estuvieron José Ángel Frías, Ernesto Picazo y el mismo alcalde morenista de Matamoros, Mario López Hernández.

Entre los días 12 y 19 las actividades se normalizaron, pero los agitadores de Morena y del sindicato de mineros que dirige Gómez Urrutia, provocaron que 45 de las 96 maquiladoras suspendieran sus labores.

A pesar de que las pláticas individuales entre el sindicato de trabajadores con cada una de las empresas iban bien, las cosas empeoraron a raíz de la intervención de Zúñiga García y los morenistas.

Hoy, 30,000 personas están en paro por la huelga decretada en 45 empresas. Las pérdidas ascienden a $100 millones de pesos y debido a la intromisión de gente que ninguna vela tiene qué ver en este entierro.

Hablé con gerentes de Recursos Humanos de Cepillos de Matamoros, Parker de México y Albéa Cepillos, y me dijeron que recibieron instrucciones de sus jefes de empezar a desmontar sus líneas de producción porque debido a lo que está ocurriendo, se van con sus tiliches a otra parte.

El efecto que esta huelga tendrá en la región es de dimensiones catastróficas, porque solo Albéa Cepillos despedirá a 1,500 trabajadores, después de 32 años de operar en esta ciudad.

Parker de Matamoros desocupará a 1,500 más y está buscando refugio en Querétaro, donde al parecer las condiciones son menos radicales para la operación de este negocio.

Y vean esto que me fue confiado por los directores de Polytech, AFX y CTS. Estas empresas fueron las únicas que accedieron a las exigencias de los líderes sindicales. Lo hicieron para desahogar pedidos que tienen contratados con sus clientes que de no cumplirse se traducirían en millonarias multas por penalizaciones pactadas en los contratos comerciales. 

Pero apenas cumplan con sus compromisos, se irán de Matamoros “porque las condiciones de trabajo ya no son las mejores”.

La opinión generalizada de quienes dirigen a las maquiladoras es: ¿qué tiene qué andar haciendo aquí alguien de un sindicato minero, cuando en la región no hay una sola mina?

Según Index Matamoros, la asociación que agrupa a las maquiladoras de esta ciudad, México está perdiendo en unos cuantos días el prestigio, credibilidad, certidumbre y seguridad laboral que construyó este sector de la industria durante más de 30 años.

“De un plumazo, la acción de los agitadores del sindicato de mineros y de Morena, están acabando con una generación de trabajo en esta zona”, me dijo uno de los representantes de las empresas que ya se van de ahí.

La pregunta es: ¿Sabrá Andrés Manuel López Obrador el flaco favor que le hace Napoleón Gómez Urrutia a su gobierno, a la economía y a la credibilidad presidencial?

O ¿acaso esa es la línea que el cuestionado “líder” minero está siguiendo de los altos mandos del gobierno federal?

Por lo pronto, a los que orquestaron esta huelga les falló el cálculo, porque nunca se esperaron que las empresas a las que están parando decidieran cerrar y no negociar con rufianes, intrusos y advenedizos, como el mismo Gómez Urrutia lo es en el senado, en Morena y en el círculo cercano de López Obrador.

A menos de que para eso quiera AMLO a Gómez Urrutia…

OpenA