icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Qué fue primero... el títere o el titiritero?Domingo, 5 de Octubre de 2014 01:13 a.m.
Algo tiene de dios el titiritero, ese personaje que con su arte insufla vida a pequeños seres de madera, pasta u otra materia, convirtiéndolos en hilos invisibles con los que atrapa a los expectadores. Así, a su voluntad y en el breve espacio de un retablo, a todos los mete en un mundillo en el que las risas, tristezas, miedos y todas las emociones se entretejen en las historias que ahí suceden.

Para referirse a estos artistas hay dos palabras: titiritero y titerero, ambas coexisten en el diccionario. No obstante, referencias antiguas nos llevan a que primero fue titiritero, y luego, por ley de mínimo esfuerzo, algunos dijeron titerero, entre ellos Cervantes en el Siglo XVII.

La historia oficial dice que, así como primero fue el zapato y luego el zapatero, también primero fue el títere y luego el titiritero. El origen de la palabra títere se considera oscuro, aunque lo más dicho es que viene del sonido “ti-ti”, de los silbatos que usaban los titiriteros. Así lo explicó Sebastián de Covarrubias en “Tesoro de la Lengua Castellana” (1611): “...los maestros que están dentro, detrás de un repostero y del castillo que tienen de madera, están silbando con unos pitos, que parecen hablar las mismas figuras, y el intérprete que está acá fuera declara lo que quieren decir, porque el pito suena ti ti, por eso se llaman títeres”.

No obstante, hay una posibilidad nunca antes considerada. Puede ser que titiritero no sea palabra que en su origen se haya creado para nombrar a quien manejaba a los títeres. Textos antiguos, de los que más adelante daré cuenta, me llevan a pensar que el arte de un titiritero iba más allá. Este personaje era un acróbata (de ahí que también se lo llamara volatinero, según el diccionario), era un músico, era un mago, era un contador de historias y muchas cosas más, todo con tal de atraer a un público del que obtenía su sustento.

Entonces, ¿cómo pudo nacer la palabra titiritero? La clave puede estar en el titirino, nombre que se dio en la antigüedad a un tipo de flauta que, según creo, era uno de los principales instrumentos con los que los titiriteros (los que tocaban los titirinos), llegaban a los pueblos haciendo un gran escándalo para convocar a su público. Hay documentos que dan cierto soporte a lo que digo: uno es del año 1580, escrito por Fernando de Herrera, y en donde, en un fragmento, da referencias de la rocedencia de Títiro, un pastor de las leyendas mitológicas. Ahí dice: “Títiro pastor tomó nombre de la zampoña o fístula con que cantaba..., y Ateneo, tratando, en el lib. 4, de la fístula, refiere a titirino, instrumento músico, que por otro nombre es monaulo, que son flautas de un solo y simple concento”.

También da en qué pensar la palabra titiritaina, recogida en el Diccionario de Autoridades, 1726; y titiritina, en el diccionario de Rodolfo Oroz, 1964. Ambas con el significado de: "Ruido confuso de flautas (¿titirinos?) y otros instrumentos; por extensión: cualquier bulla festiva alegre y sin orden".

Sea pues esta la conjetura: en el principio fue el titirino (flautilla); después los titiriteros, que con titirinos y otros instrumentos, llegaban haciendo una ruidosa titirtaina. De estas palabras, nacería la voz "títere" para nombrar a los muñecos con que divertían estos personajes. De ser así las cosas, tendríamos que antes del títere, fue el titiritero.

El tiempo y nuevos hallazgos dirán si lo que aquí dije es tan sólo una idea peregrina o algo hay de verdad escondida. Mientras tanto, alegrémonos de que los titiriteros sigan ahí, insuflando vida a sus marionetas y creando mundillos fantásticos de los que podemos formar parte, esto sin la menor preocupación de saber: ¿qué fue primero, el títere o el titiritero?

cayoelveinte@hotmail.com
Twitter: @harktos

ARTURO ORTEGA MORÁN:
Investigador en asuntos del lenguaje. Escritor, columnista y conductor de radio. Tiene obsesión por arrancarle secretos a las palabras para luego ir con el chisme.
OpenA