OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Qué deseas de una secuela? Por: Diego Díaz Si-nehLunes, 21 de Diciembre de 2020 02:00 a.m.

Tal vez es muy buena o tal vez mis expectativas de DC están muy bajas.

Wonder Woman 1984 es dirigida por Patty Jenkins la misma excelente directora de la primera Wonder Woman de 2017.

Después de todo lo vivido Diana Prince (Gal Gadot) se encuentra en 1984 tratando de vivir una vida normal, trabajando en un museo, pero cuando nadie la ve se dedica salvar inocentes y detener crímenes. Todo dará un giro inesperado cuando llegué Barbara Minerva (Kristen Wiig) y con ella un cargamento de nuevos artefactos al museo.

Diana y Barbara descubren un artefacto que dice tener la habilidad de cumplir cualquier deseo y que llama mucho la atención de Maxwell Lord (Pedro Pascal), quien está dispuesto a todo por tenerlo en su poder. ¿Pero será este artefacto lo que promete ser o es una ilusión?.

Ésta entrega juega con la típica fórmula de las secuelas – el héroe tiene que aprender el verdadero precio a pagar de ser un héroe y tal vez pierde sus poderes temporalmente – pero a la vez le da un toque interesante. 

La primera sorpresa es la forma en la que invierte los roles que vimos a Chris Pine (volviendo en su papel como Steve Trevor) y Gal Gadot interpretar anteriormente. Ahora es Steve quien se ve confundido por un mundo que no comprende mientras Diana le muestra cuánto han cambiado las cosas. Esta escena es igual de cómica y encantadora que la original.

El manejo de la cinematografía tuvo algunos momentos muy interesantes, como ver a Wonder Woman montando truenos o estar volando entre fuegos artificiales, pero quedó mucho espacio por jugar y explorar. Encima los efectos especiales no estuvieron a la par de los de la primera cinta.

Las actuaciones fueron bastante buenas. No puedo imagina a nadie más interpretando tan bien a Diana como lo hace Gal, Chris es demasiado simpático como Steve, fue interesante ver a Kristen ir perdiendo su humanidad y Pedro Pascal luce su versatilidad y talento en este rol. Sin embargo, hubo problemas con el manejo de los personajes.

Era de esperarse que el guión sería cursi y un poco absurdo, pero esto no es suficiente excusa cuando la trama pone las apuestas tan altas y en vez de encontrar una manera innovadora de resolver el conflicto se reduce a sólo hacer que sus personajes tengan un repentino cambio de corazón y simplemente decidan hacer ´lo correcto´.

A pesar de que la película es bastante extensa (dos horas y media aproximadamente) no es para nada agotadora ni deja de ser entretenida. De hecho, ayuda mucho al desarrollo de los personajes.

Si disfrutaste la primera película está definitivamente no te decepcionará. Tiene todo lo que podríamos pedir de una buena secuela. Si alguna vez te has preguntado qué pasaría si los deseos de todas las personas se hicieran realidad está película tiene una interesante exploración al respecto. 7/10.

OpenA