icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Proteger la piel de manera natural Por: Fina Ferrara Herbolaria y saludLunes, 6 de Julio de 2020 01:09 a.m.

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Su principal función es proteger al organismo de factores externos como bacterias, sustancias químicas y la temperatura. 

A medida que pasan los años nuestra piel se va deteriorando. A partir de los 25 años de edad, el cuerpo comienza a disminuir su producción de colágeno y a partir de los 40 años su síntesis va disminuyendo 1% por año, por eso comienza nuestra piel y nuestro cabello a lucir cada vez menos terso. 

El colágeno es muy importante para el mantenimiento de nuestra piel, tomarlo de manera regular nos ayudará no solamente a mantener y mejorar el aspecto de nuestra piel, también favorecerá nuestras articulaciones y densidad ósea. 

La cola de caballo (Equisetum arvense) es una planta que promueve la formación de colágeno por ser una de las fuentes más ricas de ácido silícico, materia prima para la elaboración de colágeno. Yo les recomiendo tomar infusiones de  cola de caballo de manera regular, tiene un sabor delicioso y también evitará la acumulación de líquidos en nuestro cuerpo, favoreciendo bajar de peso.  

Existe una planta, originaria de la India, llamada gotu-kola (Centella asiática) con propiedades cicatrizantes, regeneradoras, reparadoras y renovadoras de la piel. Ha demostrado tener una actividad anticelulítica y estimulante circulatoria además de ser un excelente antiinflamatorio venoso. Tomar gotu-kola de manera regular no solamente mejorará nuestra piel, también servirá como un neuroprotector mejorando nuestra memoria y concentración. 

Es importante también darle un cuidado a nuestra piel de manera externa utilizando cremas o aceites naturales que protejan la piel del sol sin bloquearlo, permitiendo la producción de vitamina D necesaria para la fijación del calcio en los huesos, así como la modulación del sistema inmunológico. Aceites naturales como el aceite de argán o el aceite de rosa mosqueta, pueden ser alternativas naturales a las cremas comerciales que encontramos en el mercado. 

La rosa mosqueta es un arbusto originario de Europa central pero también se encuentra distribuida en África y Asia (India). De sus semillas se obtiene el aceite, este contiene un alto porcentaje de ácidos grasos insaturados entre los que destacan ácido linoleico y linolénico. 

El aceite de rosa mosqueta hidrata y suaviza la piel, mejorando su elasticidad y flexibilidad, ayuda a reducir las líneas de expresión, reduce manchas y cicatrices. Es una excelente alternativa para evitar la formación de estrías durante el embarazo. 

El aceite de argán estimula la regeneración y oxigenación de la piel, protege contra las agresiones externas como el sol y la contaminación, además de poseer propiedades cicatrizantes. La naturaleza bondadosa, nos provee siempre de tantas opciones naturales para nuestra salud. Es cuestión de mantenernos siempre informados y elegir nuestra mejor opción. 

OpenA