icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Primera oportunidad: un golpe de autoridadSábado, 27 de Abril de 2019 00:01 a.m.

La ONEFA dio su primer golpe de autoridad al mantener la sanción para las Águilas Blancas, equipo que violó el reglamento de competencia al utilizar a un jugador inelegible esa temporada.

Se decían tantas cosas en los últimos días, que la liga al retornar a sus juntas semanales puso sobre la mesa el tema... y con una abrumadora votación -y con las pruebas en las manos-, la directiva no sólo ratificó el castigo, sino que además se le impuso tal y como marcan los estatutos.

Con esta posición, la nueva directiva de la ONEFA dejó en claro que: o se alinean y hacen las cosas como se debe, o serán sancionados conforme al reglamento; les guste o no, terminaron esos tiempos en donde hacían lo que les daba en gana.

El IPN todavía apelará la decisión, pero de que la liga cuenta con las pruebas contundentes, ni duda cabe... así que mejor ahí déjenle antes de que salgan más raspados los coaches y el equipo de Águilas Blancas.

SEGUNDA OPORTUNIDAD:

HABLAR ES SENCILLO...

Los directivos del deporte en el IPN se lanzaron con todo contra la ONEFA, y algunos periodistas se fueron con la finta, quizá esperando que lo dicho por la gente del Politécnico fuera verídico, pero... ¡oh, sorpresa!, que no fue así, y los papeles los tienen en su poder la directiva.

Entre ellos los dos CURPS utilizados: uno de 1998 y otro más de 1999; el hecho de que una temporada usó todo su nombre completo el jugador, y luego sólo dio un nombre y un apellido, por lo que el sistema de la liga no lo botó... y uno más por si había dudas, el registrarlo como novato, cuando en realidad era veterano, y ellos mismos como institución debieron saberlo.

No señores, no es nada más decir y poner copias en una pantalla, había que cotejarlo con lo que entregó su gente, eso les hubiera permitido saber que su jugador era inelegible y con ello se ahorrarían tantos problemas y tiempo. Así que a pagar su castigo... les guste o no.

TERCERA OPORTUNIDAD:

LA VOTACIÓN LOS EXHIBIÓ

Un punto más con el que no contaba la gente del IPN era que en la votación, salvo la UNAM y la UAT, todos los demás ratificarían el castigo ante tan evidentes pruebas. Incluso, algunos como los Leones de la UdeG, pidieron que fuera más enérgico... y así se aplicó.

Los representantes de la gran mayoría de las instituciones que conforman la ONEFA pusieron sobre la mesa su decisión, y esta fue que se sancionara conforme al reglamento... pese a la protesta del IPN.

Los tiempos ya cambiaron, hoy no es repelar y que se les levanten los castigos por amenazas o chantaje... no, para nada, en estos momentos la directiva que encabeza el doctor Juan Baldé dijo: ‘O nos ponemos firmes y apegados a derecho, o esto se nos saldrá de las manos desde un principio’.

Por fortuna así fue, la votación fue copiosa a favor de la sanción y eso además demuestra que la directiva tiene todo el apoyo de las instituciones que la conforman, salvo las dos que votaron en contra y la abstención del IPN. Las cosas van cambiando poco a poco. Esto es real.

CUARTA OPORTUNIDAD:

 SIGUE ECHANDO MENTIRAS

El que sigue con su fórmula de siempre es Raúl Rivera, quien a través del programa en internet -donde participa- comentó lo de costumbre, que la ONEFA se equivocaba en el caso de las Águilas Blancas. Lo podemos entender, él siempre hizo lo que se le vino en gana cuando estuvo al frente de lo Pumas o de la liga, pero sus decisiones, muchas de ellas fuera de reglamento, eran mal vistas por muchos medios y entrenadores.

Hoy desde afuera, sin poder alguno y con una ONEFA más fuerte que nunca, ahí están los votos, no le queda otra el llamado ‘Yoyo’ que echar pestes y mentir, porque esa es su forma de hacer futbol americano para él, dividiendo y mostrando que lo importante para su gente es desprestigiar.

Por fortuna, los aficionados al futbol americano no le creen, lo conocen y saben de lo que es capaz con tal de regresar al deporte, pero ya no es posible , se le acabaron sus cartas y la poca credibilidad que se tenía en él.

OpenA