OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Primer trimestrePor: Armando Arias AmbulandoMiércoles, 7 de Abril de 2021 02:00 a.m.

Todavía recuerdo que cada vez que estaba formado en la fila, antes de entrar a clases durante los años en los que acudí a estudiar primaria, veía como avanzaban y subían las escaleras de la sección de secundaria todos esos jóvenes, que yo percibía como muy grandes, casi casi como señores, que entre bromas y risas caminaban hasta su salón.

Parecía muy lejana la fecha en la que yo podría ser uno de ellos y crecer tanto para poder estar en aquel edificio. En esos años, el tiempo parecía pasar con lentitud. Diciembre con todas sus fiestas, sus reuniones y sus regalos, tardaban una eternidad en llegar a la vida de los que éramos niños. 

A medida que crecí y pude experimentar distintas etapas y situaciones en mi vida, me di cuenta que, por simple que parezca, el tiempo, o al menos el concepto que tenemos de eso, transcurre igual en la existencia, sea cual sea la edad de quien lo experimenta, pero que la percepción que tenemos de ese paso del tiempo puede ser distinta, de acuerdo a las circunstancias. Para un niño de seis años, el paso de un año es una sexta parte de toda su vida, y puede percibirse como "mucho". Para una persona de 60 años el paso de un año es apenas el 1.6% del total de los años que ha vivido y puede percibirse como muy "poco".

El tiempo parece transcurrir más rápido cuanto más se ha vivido, y tal vez en un ejercicio inconsciente, se percibe y se siente como un recurso no renovable y cada vez más escaso.

Basta hacer el ejercicio de contrastar los años promedio de vida de una persona en nuestro país contra los que ya se han vivido para darse una idea, sin que esto quiera decir que se llegará a esa edad o que se rebasará, porque eso nadie lo sabe. Y si a la ecuación le restamos un tercio de cada día en el que descansamos y dormimos, lo que queda disponible para actuar y experimentar la vida de modo consciente es menos. Cuando se sabe que es menos, el tiempo parece que transcurre más rápido. 

Terminamos ya el primer trimestre del año 2021, dejando otros tres trimestres que, con la ayuda de Dios, nos restan para culminar un año más, en el que podemos experimentar la vida, influir, trabajar, desempeñarnos, construir, mejorar, crecer, planear lo que sea que podamos. Los siguientes tres meses se irán rápido entre dimes y diretes de la grilla local y nacional, además de las presiones y los retos que el entorno, el trabajo, los negocios, la escuela o la salud nos han puesto enfrente y que debemos superar. Habremos llegado a junio, a la mitad del año en menos de lo que podemos imaginar. 

Conviene darle valor al tiempo, que gracias a la vida, tenemos disponible para conseguir la realización y trascender a través de esta, del logro del propósito personal, siendo congruentes con los propios valores, con los ideales y las metas que nos hemos propuesto. La vida es un don, una oportunidad para ser, para hacer y trascender.

OpenA