OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Potencias se conducirán con diplomacia coercitiva Por: Enrique Alanis Carrera por el ImperioMartes, 16 de Febrero de 2021 02:00 a.m.

Biden recriminó a China prácticas económicas desleales y robo de propiedad intelectual, la falta de reconocimiento de independencia de Taiwán, el respeto a la autonomía de Hong Kong y el manejo de los derechos humanos. Xi Jinping advirtió a Biden no involucrarse en aspectos internos de China. 

Entre las coincidencias se mencionaron el combate al Covid-19 y cambio climático, además de prevenir la proliferación de armas. Xi Jinping le mencionó a Biden que cuando ambos países cooperan, ambos ganan, mas cuando ambos países se enfrentan, ambos pierden. 

Recientemente, Biden, en un discurso público, refirió algunos lineamientos que seguirá su administración en cuanto a política exterior, destacan los siguientes: un cambio significativo al manejo que se dio durante la administración anterior, trabajar muy cercano a sus aliados, reposicionar el liderazgo de EUA y renovar su rol en organismos internacionales, como por ejemplo en la Organización Mundial de la Salud y su reintegración al Acuerdo Climático de París, recalibrar la presencia militar en otros países, y mencionó que "EUA ha regresado, la diplomacia está de regreso como el centro de la política exterior", inclusive para confrontar "adversarios y competidores". 

Biden enfatizó enfrentar "el avance del autoritarismo, incluyendo las crecientes ambiciones de China como rival de EUA", siendo el "competidor más serio", y combatir también "la determinación de Rusia por dañar y distorsionar nuestra democracia", para lo cual pretende "unir al mundo para pelear y defender la democracia". 

Mi análisis y prospectiva: Es buena noticia escuchar que EUA privilegiará la diplomacia, sin embargo, de ser así, dentro de la diplomacia también existen matices y estilos. Al referir públicamente las diferencias con China y Rusia, Biden logró comunicar a sus ciudadanos que dichos temas son de riesgo y preocupación, a la vez que advierte claramente a los presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin, los aspectos de controversia que serán parte de la agenda bilateral. 

Llama la atención que Biden destaca en diversas ocasiones durante su discurso el interés por contar con aliados para enfrentar dichos retos, lo cual revela que prefiere afrontar en coalición de naciones las diferencias con China, Rusia y otros países. Por lo tanto, es de esperarse que en sus distintas reuniones bilaterales con aliados, los temas sobre la restauración de la democracia, Estado de Derecho y garantías individuales sean constantemente parte de la agenda. 

Por otra parte, de acuerdo con la conversación entre Biden y Xi Jinping, éste último deja en claro su posicionamiento: disposición a cooperar en temas comunes y no ceder a los señalamientos e inconformidades de EUA. Seguramente Xi Jinping no considera que existan elementos suficientes de presión o negociación para someter a China a modificar sus acciones. 

Los espacios de influencia, hegemonía y liderazgo han cambiado en los últimos años. Las potencias globales están evaluando su proyección y dominio en distintas regiones. Alta probabilidad que el tipo de diplomacia que se aplicará utilizará amenazas e inclusive fuerza y coerción limitada como medida de negociación, para convencer a la contraparte a ceder, cesar o actuar en cierta forma. A esto se le llama diplomacia coercitiva, la cual será el esquema bilateral y multilateral que destacará para las relaciones entre las potencias globales.

OpenA