icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Por qué Monterrey es la Sultana del Norte?Domingo, 30 de Septiembre de 2018 01:23 a.m.

Quienes nacieron en Monterrey, hoy son regios; gentilicio que es acortamiento de regiomontano, palabra formada por regio “lo relativo al rey” y montano “lo relativo al monte”. Esta historia puede abreviarse así: Monterrey> Monte rey > Monte regio > Regio monte > Regiomontano. Pues bien, una vez resuelto este asunto, pasemos a otra pregunta recurrente: ¿Por qué Monterrey lleva el rimbombante título de la Sultana del Norte?

Muchos han tratado de explicar este epíteto por la presencia de una pujante comunidad árabe en esta ciudad y dado que, entre los musulmanes sultán es el nombre para referirse al gobernante y sultana su mujer principal, esto propiciaría que Monterrey pasara a ser conocida como la Sultana. Mmmm… buen intento, pero no, creo que hay que ir más lejos en el tiempo y en el espacio para aclarar este embrollo.

Casi ocho siglos (711 a 1492) dominaron los árabes grandes territorios de la península ibérica, hoy España. Aunque ya llovió y cayeron muchas tormentas desde que se fueron, en la memoria colectiva quedaron las imágenes de aquellas sultanas, mujeres hermosas y bellamente ataviadas que por algo eran las principales de los sultanes. Fue natural, entonces, que naciera una asociación mental entre “sultana” y “belleza”.

Luego vendría la metáfora. Para enaltecer la belleza de una ciudad, poetas y escritores del pasado se referirían a ellas como sultanas. Esto ocurriría no una, ni dos ni tres veces. Se convertiría en una verdadera moda y así, muchas ciudades de diferentes latitudes pasarían a ser sultanas. Echemos un ojo a algunos casos.

De 1870, refiriéndose a Lima, Perú: “... brillaba como la sultana del Pacifico, radiante de belleza, ostentando cada día mayor cultura y nadando en delicias”; De 1871, acerca de Buenos Aires: “El doctor Viola salió de Buenos Aires, la sultana del Plata, con el presentimiento de que no volvería más a verla”; De 1907: “De Cartago, la sultana del Mediterráneo, apenas un montón de escombros recuerda su antiguo poderío”.

En 1889, así exaltó José Zorrilla la belleza de Granada: “El albor de la mañana se esclarece en tu sonrisa, y en tus valles va la brisa de la aurora á reposar. ¡Oh Granada! la sultana del deleite y la ventura, quien no ha visto tu hermosura al nacer debió cegar”.

Y ya en México, para referirse a Guadalajara se vaciló entre llamarla “La Sultana de Occidente” y la “Perla Tapatía”, al final prevaleció la segunda. Todavía, Zacualtipán es “La Sultana de la sierra”; Itzmiquilpan es “La Sultana del Mezquital”; Tulancingo “La Sultana del valle” y, desde luego, Monterrey es la Sultana del Norte.

A ciencia cierta, no sabemos quién dio el título de sultana a la ciudad norteña, pero a reserva de que se demuestre lo contrario, un buen candidato es el obispo Ignacio Montes de Oca y Obregón (1840-1921) que fue obispo de Linares, muy cerca de Monterrey, entre 1879 y 1884, justo la época en que Monterrey llamaba la atención del resto del país por su desarrollo industrial y comercial. Al ver tal progreso, el obispo exclamaría: “Monterrey está llamada a convertirse en la Sultana del Norte”, frase muy propia de un literato decimonónico, que también lo fue este personaje y de altos vuelos, muy reconocido tanto en América como en Europa, donde se educó en las mejores escuelas.

Otro hecho que da verosimilitud a lo antes dicho, es que en 1885, poco después de que se fuera el obispo Montes de Oca, existió en Monterrey un diario llamado “La Sultana del Norte”, que seguramente tomó ese nombre por estar ya, en boca de todos, este epíteto para Monterrey. Todo cuadra.

Así, de la legendaria belleza de las sultanas que adornaron las ciudades hispánicas; los poetas hicieron metáfora para enaltecer la belleza y grandeza de diferentes ciudades en el orbe. En la segunda mitad del siglo XIX, es muy probable que el obispo Montes de Oca fue quien, en su faceta de poeta, enalteció al Monterrey que ya destacaba por su crecimiento y prosperidad dándole el título de la Sultana del Norte.

OpenA