icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
PolvoLunes, 18 de Noviembre de 2019 00:00 a.m.

Las primeras tomas de una película tienen un impacto muy grande en el público. Y, a veces, con eso basta para darse una idea de la calidad de lo que está por venir.  Polvo, dirigida y estelarizada por José María Yazpik, es otro ejemplo de un actor que decide mostrar su talento como director con resultados bastante sorprendentes.

Chato (José María Yazpik) es enviado de regreso a San Ignacio, su pueblo de origen, luego de que un cargamento de "polvo" terminó extraviado en la zona. Nuestro protagonista convence a los habitantes de ayudarlo a encontrar los paquetes diciéndoles que es polvo para medicinas y prometiéndoles dinero a cambio. Pero en poco tiempo descubre que tiene más problemas que resolver, ya que sus acciones pasadas vienen a cobrarle.

Como mencionaba, desde las primeras tomas, con una buena iluminación natural. Se establece muy claramente el tipo de historia que nos espera. Con colores bellos y hasta mágicos que conforme las cosas se ponen tensas se vuelven cada vez más obscuros.

Las actuaciones me parecieron fantásticas. Y no es de extrañarse con un reparto tan talentoso. Entre ellos Joaquín Cosío, uno de mis actores favoritos, interpretando a "Don Manuel". Hay pocos momentos en los que algunos personajes se sienten poco creíbles. Pero hay varios elementos, como los vestuarios, y hasta los acentos, que crean una atmosfera muy real y que me ayudaron a sentirme más inmerso en lo que sucedía en pantalla. 

El guion también ayudó en gran medida a hacer sentir las interacciones bastante naturales. Hay pocos momentos en los que, lo que se dice, es poco sutil. Y algunas veces, a pesar de ello, de cierta forma funcionan. Como el monologo inicial, que es una muy bella metáfora de el tema central de la película. Definitivamente hay varios detalles que apreciar. 

La película no es una comedia, pero, en su satírica presentación, logra crear situaciones cómicas (comúnmente de humor negro) que funcionan muy bien. No interrumpen para nada el flujo de la historia y a veces son más que simplemente chistes. 

La historia toca bastantes temas muy relevantes a las situaciones que estamos viviendo, no solo en México, sino en toda Latinoamérica. Como tener a pueblos engañados y sumergidos en la ignorancia por la conveniencia de una persona que las explota para su propio beneficio y sin intenciones de realmente ayudar.

No es una película lenta pero su motor es principalmente la intriga, el morbo y los diálogos. La película tiene una clara intención de provocar la reflexión en el público, pero no por eso deja de ser muy entretenida y hasta divertida a ratos. Me parece muy importante que sigamos apoyando este tipo de cine mexicano. 8/10.

OpenA