OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Politización de plataformas tecnológicas Por: Enrique Alanis Carrera por el ImperioMiércoles, 17 de Febrero de 2021 02:00 a.m.

 Y los juicios en curso de supuestas prácticas monopólicas en algunas geografías, están entre las problemáticas que las potencias globales con democracias liberales, así como los demás países con democracias en desarrollo o incipientes, están analizando y debatiendo aún sin una definición consensuada y clara. 

En septiembre de 2019, durante la 74 Asamblea General de la ONU, se acordó la conformación del "Pacto Internacional para la Información y Democracia", que hoy apenas cuenta con el apoyo de 38 países, entre ellos Gran Bretaña, Alemania, Francia y Canadá. Su objetivo comprende crear un ente y mecanismo para promover principios democráticos en las publicaciones por Internet, con neutralidad y pluralismo, basado en la libre expresión sin fronteras, con información legítima y fundamentada. Es decir, una opción para promover soluciones a los retos actuales. 

Mi análisis y prospectiva: dichas problemáticas no son nuevas, llevan años, mas el grado de complejidad y controversias acumuladas han llevado su discusión a la agenda pública. Al menos dos circunstancias han acelerado la politización de las plataformas tecnológicas a nivel global: la primera, se convirtieron en la principal, o en una de las principales vías para promoción de políticos y difusión de sus campañas; la segunda, las recientes cancelaciones de cuentas que abarcan desde "bots" hasta autoridades como el expresidente Trump. 

Sobre este último, el bloqueo indefinido de sus redes sociales provocó la preocupación de sus homólogos en distintas naciones, y la reacción de autoridades y sociedad ha sido inmediata tanto a favor como en contra. ¿Quién define la legitimidad de la información?, ¿es necesario fortalecer la función editorial en las plataformas tecnológicas para revisar contenidos?, ¿funcionaría el llamado "middleware" como posible solución?, ¿las redes sociales deberían someterse a regulaciones similares que se aplican a los medios tradicionales de comunicación?, ¿cada país debería definir lineamientos y límites? Estas son algunas de las preguntas que actualmente empresas y autoridades se cuestionan; sin embargo, en el análisis y reflexión deberían participar también entes internacionales como el "Pacto Internacional para la Información y Democracia", y otros organismos que incluyan la representatividad de los países donde están basadas las principales compañías de tecnología; es decir, será fundamental que EUA esté involucrado. 

El equilibrio entre libertad de expresión, beneficio o detrimento social, y modelo de negocio, está aún en la balanza y existe una alta probabilidad que cada país defina su propio marco legal si no se incentiva el consenso internacional. Aunque las plataformas tecnológicas no son meramente un ente político, se han convertido en una vía para hacer política. Sus protocolos y reglas de negocios permiten o limitan dicha actividad. Hoy, ya son parte de la discusión de políticas públicas y muy seguramente sus empresarios dueños y sus equipos jurídicos se preparan para el debate y controversias legales.

OpenA