OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Política, arquitectos y construcciónPor: Alejandra Sánchez Gálvez Alejandra Sánchez GálvezViernes, 21 de Mayo de 2021 02:00 a.m.

Estamos viviendo casi la cúspide de este fenómeno político del 2021 de campañas en el país y en varios estados. Todo el día, a todas horas spots en radio, televisión y redes sociales, qué en lugar de ayudar, solo confunden y cansan.

Muchos debates, algunos televisados, otros en formato privado. Candidatos que siguen ofreciendo y prometiendo lo mismo de hace casi cincuenta años, solo con algunas novedades de inclusión a la mujer y a los adultos mayores; pero lo más triste de todo es ver que incluyen muy pocos temas relacionados con la ciudad y los sectores públicos y privados, selectos proyectos con un nulo urbanismo contemporáneo, no inclusión de grandes grupos de la construcción como agentes de ayuda en plantear proyectos en esta etapa de candidatura, cero planes sustentables de regulación de viviendas, nulos protocolos para desastres naturales en las ciudades y menos aún, desierto el tema de políticas públicas relacionadas a las mejoras de reglamentos de construcción.

También es triste que no sepan valorar el papel de los ingenieros civiles, arquitectos y constructores a la hora de formar y llevar una campaña. Estos tiempos que vivimos ya nos son tiempos donde solo los estrategas, mercadólogos y politólogos hagan las agendas de los candidatos. Se debe ser más quirúrgico y especialista en lo que se va a presentar a la ciudadanía.

Porque si no, se termina haciendo más de lo mismo y resolviendo en las rodillas temas tan importantes como los que se mencionaron arriba. Es Nuevo León la entidad en la que históricamente se construye más. En febrero de 2021, la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC) arrojó que Nuevo León participó con 11.4 puntos del total de 100 de toda la producción en el país, siendo el estado con el indicador más alto. Y ¿qué es lo que han propuesto los candidatos más relevantes en este tema en el estado? Adrián de la Garza ha propuesto la construcción de un distribuidor vial en Lázaro Cárdenas y García Sada, con un costo aproximado de $1,230 millones de pesos.

El plan incluirá un viaducto elevado de dos carriles por sentido e irá al arroyo Elizondo, con el objetivo de incrementar la capacidad vial.

El costo estimado es de $1,800 millones de pesos. De manera menos detallada ha prometido la construcción de viaductos elevados en la Carretera Nacional, Gonzalitos, Morones Prieto y Puerta del Sol. Clara Luz Flores en un foro organizado por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), plantea apoyar las obras que ya han sido aprobadas en el plan federal de infraestructura. Una de ellas es la carretera Interserrana de 103 kilómetros de largo, con la que se busca unir a Monterrey, Coahuila y San Luis Potosí. Su valor es de $19,000 millones de pesos y sería financiada a través de una asociación público-privada. Así como continuar con el proyecto del tren ligero García-Aeropuerto en Monterrey.

Fernando Larrazábal ha presentado un plan de 22 obras, así como la creación de un Consejo Consultivo de Infraestructura. Algunos de los proyectos son construir un puente en Churubusco y Prolongación Madero, además de un paso elevado en Lázaro Cárdenas y Eloy Cavazos, así como un desnivel entre Manuel Ordóñez y Díaz Ordaz. Y firmó un compromiso para construir un anillo vial en Linares, que tendrá un costo de $95 millones de pesos.

Samuel García en el foro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción) prometió que quería que este organismo fuera el que decidiera quién encabezará la Secretaría de Infraestructura. Propone planes para digitalizar el sistema de contratación para evitar ´moches´ entre el gobierno y las empresas.

Propone también construir 24 proyectos, entre los que se encuentran la carretera La Gloria-Colombia y la vía interserrana. Así como un paso elevado en el cruce de las avenidas Manuel L Barragán y Juárez en Escobedo, que costaría $160 millones de pesos.

OpenA