OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
´Pobre del pobre...´ Por: Padre Francisco Gómez Hinojosa Siete PuntosJueves, 19 de Noviembre de 2020 00:00 a.m.

1. "... que al cielo no va, lo friegan aquí y lo friegan allá", dice el refrán que, como buen dicho popular, expresa una realidad muy extendida. Para el miserable, que sufre en este mundo, quedaba el consuelo de disfrutar en el otro.

Al menos esa era la queja que se vertía en contra de las religiones, como la católica, que predican el cielo como un lugar de gozo, muy diferente a esta tierra plagada de calamidades. Ese sosiego, como el opio denunciado por Marx, servía para que el afectado por la miseria resistiera y mantuviera viva la esperanza.

2. La enseñanza social de la Iglesia y movimientos como la Teología de la Liberación, por el lado católico, siempre se han opuesto a esa tesis. No es cierto que para ganarte el cielo tenemos que sufrir durante nuestra vida terrenal. Por el contrario. Esforzarnos por aliviar el sufrimiento ajeno, y hasta erradicarlo, forma parte del trabajo que nos puede merecer la vida eterna. En el terreno no creyente, y como parte del altruismo o la sensibilidad social, sistemas económico-políticos han buscado lo mismo: abatir la pobreza.

3. Esa fue la ilusión de los grandes pensadores del Siglo XIX, quienes asombrados por el avance científico de la época –¡imaginemos lo qué hubieran sentido al ver la actual tecnología!– pensaron que se daría un igual desarrollo social, y así como las nuevas medicinas derrotaban a las clásicas enfermedades, de igual forma las recién descubiertas formas de trabajo acabarían con la inopia. No fue así, y ni el incremento en descubrimientos cibernéticos, ni las propuestas del entonces capitalismo y el socialismo, lograron terminar con la indigencia.

4. Pero el sueño se mantiene, y los políticos del mundo entero, en especial de los países menos desarrollados, fincan sus campañas y muchas veces ganan sus elecciones gracias a esa promesa: en primer lugar, aunque sin despreciar a quienes no lo son, se atenderá a los pobres. En la mayoría de los casos surge una decepción posterior. Con frecuencia las malas prácticas superan a las buenas intenciones, y aparatos burocráticos obesos, caldos de cultivo para la corrupción, acaban con excelentes sueños.

5. Los pobres en México siguen padeciendo la pobreza, por más y que se les brinden apoyos que aparecen más como paliativos que como verdaderas soluciones estructurales a su problema. Lo sucedido en Tabasco es una clara muestra de que, a la hora de decidir, se prefiere a otros. La pandemia los sigue golpeando de manera preferente, y de seguro serán los últimos en vacunarse. ¿Les ofrecemos el cielo para que resistan a las continuas vejaciones de las que son objeto? ¿Y si no creen en él? ¿Se fregarán aquí y se fregarán allá?

6. Varias personas me han dicho que el papa Francisco es enemigo de la empresa, y manifiesta su hostilidad en la Fratelli Tutti. Leamos el #123: "... estas capacidades de los empresarios, que son un don de Dios, tendrían que orientarse claramente al desarrollo de las demás personas y a la superación de la miseria, especialmente a través de la creación de fuentes de trabajo". Y en el #168: "... es imperiosa una política económica activa... para que sea posible acrecentar los puestos de trabajo en lugar de reducirlos".

7. Cierre ciclónico. ¿Será absurdo pensar que el general Cienfuegos ha sido exonerado en EUA, y enviado a México para que acá se continúe con su investigación, como una muestra de agradecimiento por parte del actual presidente norteamericano al nuestro, quien sigue sin saludar a Joe Biden? Lo cierto es que, de acuerdo a lo dicho por las autoridades del Tío Sam, "consideraciones importantes y sensibles de políticas exteriores pesan más que el interés del gobierno en continuar el juicio del detenido". Política sobre justicia.

OpenA