OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Piérdele el miedo al libro electrónico Por: Jessica Meza Distrito CulturaLunes, 11 de Enero de 2021 02:00 a.m.

Leer es un pasatiempo que ocupa tiempo, dinero y espacio. Para acceder a los libros hay que pagar por ellos (ignoremos el hecho de que algunos se distribuyen ilegalmente por Internet), también existe la posibilidad de que alguien los preste –aunque dicen que libros, coche y novio no se prestan– o acudir a una de las poquísimas bibliotecas que quedan para solicitarlos por algunos días y llevarlos casa.

También es un hecho que comprar textos hace que poco a poco nos llenemos de libros y más libros, mismos que requieren más y más espacio en casa; primero se llena un librero, después otro, siguen las cajas y así de forma indefinida. Y si eres de los que tiene problemas para desprenderse de ellos una vez que los leíste, el acumulado es mayor conforme pasa el tiempo.

La llegada del libro electrónico, hace ya más de una década, representó un choque emocional para muchas personas porque parecía atractivo poder tener muchos títulos en un pequeño dispositivo o aplicación para celular o tablet, pero a la vez también era una aberración pensar en no tener un libro entre las manos.

Pese a todo su popularidad aumentó rápidamente porque su creación representó grandes ventajas para los lectores, fue una gran ayuda para solucionar los problemas básicos como ya no tener espacio para almacenarlos o viajar con libros durante las vacaciones.

Yo soy una lectora en iBook y me resulta muy conveniente serlo. Es muy cómodo leer en cualquier lugar: mientras espero en el dentista, mientras estoy en un vuelo, sentada en la sala de mi casa, en la cama antes de dormir... los libros están donde yo estoy, siempre.

También encuentro otras ventajas como acceder a libros nuevos con un par de clicks en la tienda electrónica o tener recomendaciones de más títulos de un autor o más libros de una saga sin que yo las pida. Y ya no hablemos del espacio que no tendría en mi casa para almacenar libros.

Otra ventaja que encuentro es el costo y es que en muchas ocasiones el libro en su versión electrónica es más económico que en la versión impresa. ¿Fue difícil el cambio? Creo que no, poco a poco te vas acostumbrando a leer en un dispositivo y a balancear el tono de la pantalla y el brillo para que sea más conveniente a la vista.

¿Se extraña el papel? En mi caso no lo extraño porque los libros en papel no se han ido por completo de mi casa. Esas idas a las ferias de libros son para comprar libros en físico. Mi sugerencia si están considerando darle una oportunidad a lo digital es balancear su lectura entre ambos, seguramente habrá títulos que podrán leer en un dispositivo electrónico y otros los querrán tener en papel por el significado que tienen para ustedes.

OpenA