OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Pensamientos ajenos Por: Diego Díaz Si-nehLunes, 19 de Octubre de 2020 02:00 a.m.

"Todo lo que se puede imaginar es real".- Pablo Picasso.

I´m Thinking of Ending Things, es la nueva película abstracta y alegórica del estrambótico director Charlie Kaufman. El mismo escritor de Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004) y escritor y director de Synecdoche, New York (2008) y Anomalisa (2015). Que ello sirva de referencia para saber qué se puede esperar de este nuevo título.

Nos presentan a una chica, aparentemente llamada Lucy (Jessie Buckley), que emprende un viaje con su nuevo novio, Jake (Jesse Plemons), para ir a conocer a sus padres. Desde el inicio de la experiencia Lucy comienza a cuestionar todo lo que cree saber de Jake, y por extensión lo que cree de ella misma, poco a poco descubriendo que la historia que creemos ver puede no ser la historia que realmente está sucediendo.

Kaufman, tiene una forma muy pelicular de jugar con los colores y las tomas haciendo que todo el fondo, y lo que no es importante, se vea opaco en comparación de lo que quiere que resalte. 

Y al momento de entender lo que el filme nos quiere decir, es que podemos entender la importancia del aspecto opaco casi nublado de la mayoría de las cosas en pantalla. Es un maestro en saber guiar nuestros ojos hacia donde él quiere.

La música y el sonido ambiente fueron muy sigilosos, y son casi imperceptibles cuando el director no quiso que fueran notorios, creando un sentimiento de naturalidad armonizando con todo lo que sucede, manteniendo siempre un ambiente tenso, incomodo y misterioso.

Como es costumbre en las películas de Kaufman, lo más llamativo e impresionante es la historia. Es una que no subestima la inteligencia de los espectadores y que, a la vez, nunca es tan abstracta como para no entenderla a la primera; pero te invita abiertamente a seguirla viendo y seguir descubriendo detalles, como si fuera un cuadro de El Bosch.

La historia nos presenta lo que parecen ser varios recuerdos entrelazados. En los que podemos apreciar pequeños detalles siendo alterados – como la blusa de rayas de Lucy o detalles del aspecto físico de algunos personajes – siendo que los detalles a veces no están claros en los recuerdos. Recuerdos que se mezclan con la ficción idealizada de lo que el personaje ve.

La historia nos invita a reflexionar sobre lo que consideramos como nuestra identidad en sí, lo que realmente nos hace creer que entendemos quienes somos y lo que creemos querer. ¿Realmente queremos algo o sólo nos lo han hecho creer?.

Si alguna vez has tenido ganas de cuestionar si cualquier idea que hayas tenido realmente ha sido tuya o sí sólo es un subproducto, inspirado por una idea de alguien más (quien a su vez fue influenciado por alguien más y así sucesivamente), está experiencia te va a encantar. 8/10.




OpenA