OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Para agosto 2021: vida social disfuncional; ¿qué hacer con los viejos amigos? Por: Ignacio Gómez-Palacio La HormigaViernes, 5 de Febrero de 2021 02:00 a.m.

Unas preguntas obvias y respuestas que no anticipamos: ¿es natural que las personas se reúnan para disfrutar de intereses comunes? Sí, por supuesto. Los ejemplos son innumerables: quienes se juntan a bailar, a jugar dominó y cartas, a escuchar a un invitado conferencista platicar sobre temas culturales, económicos, religiosos, quienes gustan del futbol, el ajedrez, etc., etc. 

¿Qué hay con ello? Pues que la desdichada pandemia del Covid-19 los ha separado y ya mueren de ganas por reunirse de nuevo; pero para agosto de este año de 2021, quizás octubre, pero por esas fechas, y después de extrañarse durante meses y meses, se van a encontrar que van a desjuntarse, sentirse ofendidos, incómodos y se alejarán unos de otros como nunca pensaron hacerlo. Les sucederá a los amigos del club, quienes gustan viajar juntos, quienes practican un deporte o ejercicio común y en general a los grupos de amigos y familiares.

Sé que mis palabras no van a caer bien, pero debemos prepararnos a ser parte o escuchar la siguiente conversación de marido y mujer, mientras se despachan tamales con chocolate para cenar, los dos en pijamas, que a esa hora acostumbran, para después ver las noticias en su recámara, antes de dormir. Sus hijos treintañeros, hace años que no viven con ellos.

El: ¿Qué quieres que te diga? No hay salida. Los Martinez no se han vacunado contra el Covid y no lo van a hacer. Están decididos. Hablé con Roberto y no quiere cambiar de opinión. ¡No podemos invitarlos! Varios me dijeron que si vienen los Martinez prefieren cancelar. Dicen que no es nada personal contra ellos, pero no quieren arriesgar un contagio. Como sabes, las vacunas no son 100% seguras y se tienen que seguir cuidando. Si no invitamos a los Martinez, no nos van a volver a hablar. Te lo digo ¡porque los conozco! Dicen que deberíamos poner la regla de que los que vengan tienen que estar vacunados. Enrique quiere que cada uno enseñe su certificado de vacunación a un comité de tres de nosotros, que designemos.

Ella: Por Dios, ¡ya fue mucho! 

El: Será, pero date cuenta que sin los Martinez, no va a ser lo mismo. Cuando me toca jugar con Lili, hacemos pareja perfecta. Total, si no se quieren vacunar, que no se vacunen. Lo importante es si están o no enfermos, lo que no es el caso.

Ella: Unos piensan que a los que les dio Covid y se aliviaron, hay que tenerles cuidado, porque son portadores del virus, en cambio a los que les dio, dicen que no contagian. Es el caso de Francisco, Efraín y Clarita. Juran que ellos no son problema.

El: Será, pero lo cierto es que no hay a quien hacerle caso. Todos los días el WhatsApp está lleno de pláticas de doctores y doctoras de todo tipo y nacionalidad. Unos dicen y perjuran una cosa y otros lo contrario. Yo estoy hasta el gorro. Prefiero no enterarme.

Ella: Ya estás en tu tercer tamal y sabes cómo te indigestan en la noche.

El: ¿Para qué los pones en la mesa?

Ella: Me dijo mi hijo Juan que a lo mejor pasaba a visitar.

El: Dirás, nuestro hijo.

Ella: Como quieras, pero al grano Ramón. ¿Qué hacemos? Si los invitamos, ¡mal! Si no los invitamos, ¡mal! Y luego, una reunión con cubrebocas, máscara y desinfectante. Esto es un horror. Me imagino que todos van a sospechar de todos. Acuérdate del sospechosísmo nacional. Nos vamos a ver con cara de no te me acerques... y luego la cena. Que cada quien traiga a su antojo... esto ya no va a ser lo mismo. Aunque este mes nos toque, mejor cancelamos. Es preferible que hacerles el feo a los amigos. 

El: No podemos ni debemos cancelar. Tenemos que irnos con la mayoría. No hay remedio. No invitamos a los Martinez y ya está. Ya hablé con Roberto, pero está amachado. Desconfía del gobierno que las trajo. Muchos desconfían de este gobierno. En fin... qué buenos tamales hace esta Olivia. No le hace que me empachen, ¡qué caray!

Así se van a poner las cosas. La vacunación es una decisión personalísima y jugar dominó o bailar con quien decide no vacunarse es el mismo tipo de decisión, aplicable entre amigos y familiares por igual. ¿A ver cómo nos va?, pero el futuro está difícil. Muy complicado.

OpenA