OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Ocultar... Por: Jaime Claudio Pérez García Ruta de ColisiónMiércoles, 13 de Enero de 2021 00:00 a.m.

En una verdadera democracia se rinden cuentas, y no puede acumular todo el poder un solo hombre. Anular organismos autónomos que se diseñaron y funcionan como contrapesos del poder, en complicidad con un Congreso sumiso, manipulado y sin voluntad ni criterio propios, es una contrarreforma y un retroceso en la democracia de un país, tampoco se justifican las numerosas reservas para evadir la entrega de información, ni los supuestos "ahorros" o "duplicidades", todos inexistentes. No se puede ser juez y parte, y si la función pública se ejerce con opacidad y a espaldas del ciudadano,  debe  justificarse por razones comprobables de seguridad, como algo que ponga en grave riesgo estrategias fundamentales, que aquí no es el caso.

El aislacionismo conduce al atraso y la oscuridad, al egoísmo y la desconfianza. Los populistas desconfían de la libertad porque saben que alguien libre no acepta la mentira y el engaño. Actúan a  espaldas del mundo y a las evidencias técnicas y científicas,  como si  no existieran. Parece que regresamos a la época en que quemaron a Giordano Bruno, por negar que la tierra era el centro del universo. Al observar la caída de Trump –y esperando la caída de otros populistas– la credibilidad y la transparencia serán más valoradas. Ya estamos cansados de falsos profetas e "iluminados". Habrá más cuestionamientos y filtros a la información. Hoy, con la proliferación de noticias, ya no sabemos a quién creerle, ni dónde está la verdad. En el imperio de las "fake news", y ante un suceso significativo se puede reaccionar a destiempo  por lo inesperado de la sorpresa, para luego sentir frustración  y arrepentimiento.

Algunos pronosticadores son radicales, vislumbran que lo que va a suceder en el futuro será espectacular, y no siempre o casi nunca lo es, las cosas van despojándose poco a poco de su pasado para dar paso a su futuro. El movimiento se da a base de frenazos y acelerones, y el cerrar capítulos del pasado no es revivirlos, es concluir episodios que quedaron congelados. El éxito en la búsqueda de un verdadero capitalismo social empezará al reducirse la voracidad en los negocios –tan arraigada hoy– al entender que si la utilidad  de un negocio es mayor al 10%, muy probablemente alguien está perdiendo, alguien está siendo abusado, algo está siendo afectado. En algunos países avanzados, las utilidades netas de negocios exitosos, difícilmente sobrepasan ese factor.  

Al observar la polarización política de Estados Unidos de América, surge la pregunta de que si por existir sólo dos partidos políticos –como dos bandos que no se escuchan entre sí– surgió ese fanatismo. La libertad tiene un costo al producirla, pero también tiene un precio al ejercerla. Cerrar capítulos del pasado no es revivirlos, es concluir episodios que quedaron congelados. Conviene aprender la lección de la incertidumbre, que al transitar por senderos desconocidos y complejos, y de formas sutiles que no se muestran con facilidad, se entiende que al cerrar un camino, se debe abrir otro.

Es desilusionante la capacidad de prostituir, desvirtuar y ensuciar movimientos sociales limpios que nacieron nobles y auténticos, como es el caso de  las Revoluciones cubana y sandinista, que cayeron en ruinosas egolatrías, destruyendo a generaciones enteras. Esto hace urgente la necesidad de imponer condiciones clínicas y psicológicas a quienes aspiran a puestos públicos.

OpenA